Viernes, 6 de diciembre de 2019

PRIMER EQUIPO

Especial #Atotxa100urte

Hoy a partir de las 22:00h en ´Gipuzkoa Sport TV´ Bixio Gorriz, Pato Reizabal, Xabier Almandoz e Iñaki Egizurain en acercan sus vivencias y anécdotas en el legendario campo

Slider ATOTXA100URTE

Hoy en Gipuzkoa Sport TV dedicamos un programa especial de al legendario campo de Atotxa. Inaugurado el 5 de octubre de 1913 mañana se conmemora el centenario de su inauguración. Si bien, y tras 80 años de tardes de barro y gloria, una victoria por 3-1 el 13 de junio de 1993 ante el Tenerife fue el último partido oficial disputado en el viejo campo de Duque de Mandas

El campo municipal de Atotxa fue construido tras la demolición del velódromo impulsado por Julian Comet años antes. Comet, ´alma mater´ del ciclismo en la ciudad y presidente del Club Ciclista de San Sebastián, había prestado en 1909 el nombre del Club Ciclista a un grupo de futbolistas donostiarras para que pudiesen participar en el Campeonato de España de ese año, proclamándose vencedores del mismo. Así, poco después nacía la Sociedad de Fútbol de San Sebastián y cinco meses después de su fundación  Alfonso XIII le concedía el título de ´Real´.

De ahí la famosa ´maldición de Monsieaur Comet´ al sentirse traicionado y ver cómo el Velódromo era derribado para construirse Atotxa: “Jamás la Real será campeona”. Si El Club Ciclista se había proclamado campeón al primer intento, la Real Sociedad tendría que esperar setenta años para lograrlo y romper así una maldición que pareció eterna.

Décadas en las que el modesto campo fue ampliándose paulatinamente y cambiando su fisonomía hasta llegar a convertirse en un precioso campo de añejo sabor británico. Un campo que vio nacer  la Liga de Fútbol en 1929 y que vivió sus mejores años a finales de los 70, tocando el cielo con la mano en 1981 al logran el primer título ligero, que vería su continuación un año después al conseguir el segundo en la última jornada ante el Athletic de Bilbao en Atotxa. Un campo que vivió una guerra y una durísima postguerra y años de penurias en Segunda División, en la que los problemas económicos eran una constante que impedían retener a sus mejores jugadores. Le siguió la época del ´equipo ascensor´años en Primera, y algunas temporadas en Segunda. Hasta 1967, año donde se consiguió en Puertollano el último y definitivo ascenso a la máxima categoría, de donde ya no se movería la Real hasta la desaparición del emblemático campo.

Un campo que años antes de alcanzar el Olimpo fue viendo asentarse definitivamente al equipo y que abrió sus puertas por primera vez a una competición europea en 1974, dando comienzo a la época más gloriosa que ha vivido la entidad en sus más de cien años de historia. Un campo que vio debutar  y crecer a jóvenes valores del Sanse que a la larga se convertirían en los más importantes de la historia del club y que recibió a rivales de la talla del Liverpool o el Inter de Milán.

1976: 40 años de represión y dictadura acababan y daban paso a un nuevo escenario con la muerte de Franco… El 5 de diciembre de Inaxio Kortabarria y José Ángel Iribar saltaban al césped de Atotxa portando una Ikurriña todavía ilegal. Un derby que se saldó con victoria de los de Ormaetxea por 5-0 y que guarda para los libros de historia el primer gol del gran Satrustegi, uno de los mejores de la historia del vetusto campo. Fueron años en los que Atotxa vio derrotar al Athletic 14 veces consecutivas, desde la temporada 68-69 hasta la 81-82… Pero lo mejor, estaba por llegar.

El curso 1979-80 nuestro añorado campo se convirtió en un fortín inexpugnable ayudando a lograr el récord de imbatibilidad que a día de hoy aún perdura, para asistir a la consecución de los posteriores dos títulos ligueros además de una Supercopa de España ganada al Real Madrid después de apabullarle en el partido de vuelta en Atotxa por 4-0.

Atotxa, un pequeño gran campo que era una autentica olla a presión por la cercanía de sus gradas al terreno de juego  que vio disputar una semifinal de la Copa de Europa ante el Hamburgo que finalmente se proclamaría vencedor del torneo.

Todavía quedaría por llegar un subcampeonato liguero y la Copa de 1987, con una gran semifinal ante el Athletic de Bilbao como encuentro más destacado en templo donostiarra, así como un gran papel en la Copa de la UEFA que vio a Atotxa contemplar una tanda de penaltis ante el Stuttgart alemán que apearía a la Real Sociedad de la competición a las puertas de las semifinales.

Y llegó el fin de un ciclo y la llegada de jugadores foráneos encarnada por Jonh Aldridge en el verano de 1989, debido al desmantelamiento al que habían sometido al equipo tanto el F.C Barcelona como nuestro vecino rico de Bilbao. Estos último años, en un ya estado ruinoso, se consiguieron cuatro participaciones más en la Copa de la UEFA. Y en su último año una espectacular victoria por 4-1 ante el Real Madrid en los cuartos de final de la Copa del Rey y un 1-0 al Athetic en el último derby disputado en nuestro amado y destartalado campo. 

El 22 de junio de 1993 llegaría el ´Agur Atotxa´ y un merecido homenaje en el que el moribundo campo repasó en primera persona los mejores momentos de su historia, el hijo de Sagarzazu marcó  el último gol desde el punto de penalti y todos los presentes pudieron ingresar al campo una vez finalizado el acto para despedirse de él pisando el césped y llevarse consigo un trozo del mismo que plantarían en otro lugar perpetuando así para siempre la vida del inmortal campo…

Real Sociedad: Grande entre los más grandes. Creciste en un campo temido e inexpugnable forjando a varias generaciones un sentimiento de orgullo y pertenencia incomparables. El Mercado de frutas, Mujika, las columnas, el aroma a puro y césped cortado, el barro, la ikurriña, las ligas, Europa… Atotxa, un templo del fútbol que durante sus últimos once años de vida se fue cayendo a cachos mientras los responsables políticos miraban a otro lado, rechazando la ubicación de Zubieta para construir un nuevo estadio para el Mundial de 1982 o la reforma integral de un decrépito Atotxa, construyendo finalmente ante su estado de deterioro y para adaptarse a las medidas de seguridad que marcaba la UEFA, un moderno y gélido estadio de Anoeta, que nada tenía que ver con la identidad y el espíritu de un equipo que había jugado durante 80 años arropado por el calor de su público, asestando como manifestó el gran José Luis Orbegozo un “rejón”, si no de “muerte”, sí que muy profundo que ha llevado al club txuri urdin a ser el único en la máxima categoría, junto al Almería, que posee pistas de atletismo, mientras nuestros vecinos acaban de estrenar San Mamés Barria, un campo faraónico pagado con fondos públicos que ha costado cuatro veces más que el futuro  Nuevo Anoeta.

El 13 de junio de 1993 no solo supuso el último partido oficial de Atotxa, ya que también significó el adiós de una leyenda como Bixio Gorriz, que colgó la botas tras ese partido siendo el jugador que más veces ha defendido la camiseta realista (599), y que hoy tendremos con nosotros en #Atotxa100urte. Completan la terna de invitados de excepción el periodista Gorka ´Pato´ Reizabal, el presidente de la asociación de aficionados Gure Reala RZE Xabier Almandoz e Iñaki Egizurain, que nos acercarán, durante una hora, sus recuerdos y anécdotas del añorado campo.

Recuerda. Hoy a partir de las 22:00 horas tienes una cita con la historia en Gipuzkoa Sport TV. #Atotxa100urte, síguelo en directo en www.gipuzkoasport.com. No te lo pierdas!!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!