Lunes, 9 de diciembre de 2019

CICLISMO

Alexander Kristoff se adjudica la Classicissima

El de Katusha se impone al sprint en la primera gran clásica del 2014, convirtiéndose en el primer noruego que consigue la victoria en la prestigiosa carrera italiana

Foto: Getty Images

Foto: Getty Images

Con la disputa hoy de la Milán-San Remo , comienza uno de los períodos más bonitos de la temporada ciclista, las clásicas de Primavera. Y para comenzar, la prueba más larga, 294 kilómetros que unen la metrópoli italiana de Milán, con la ciudad costera de San Remo. Un recorrido que en un principio iba a ser ligeramente alterado para añadir una dura cota entre el Cipressa y el Poggio, pero a última hora, la organización declinaba esa opción debido a la inviabilidad de la subida. Por tanto, como así ha sucedido, la victoria se jugaría al sprint.

La meteorología, aunque mucho más apacible que el año pasado, no acompañaba a los corredores, y es que la lluvia acompañaba a los corredores en gran parte del recorrido.

Una tempranera fuga marcaba los primeros kilómetros de la prueba. La formaban Tjallingii (Belkin), Barta (NetApp), Boem (Bardiani), De Maar (UnitedHealthCare), Parrinello (Androni), Bono (Lampre) y Haas (Garmin). En el pelotón, tanto Cannondale como Giant mantenían la ventaja de los fugados en un margen suficiente para darles caza en los últimos kilómetros.

En la Cipressa, a 30 kilómetros del final, el Cannondale de Sagan aumentaba considerablemente el ritmo, con intención de hacer más dura la carrera y desgastar a los hombres más rápidos. El pelotón perdía unidades poco a poco, señal de que la climatología y el ritmo hacían mella en los corredores. Animado por el ritmo de Cannondale, Vincenzo Nibali (Astana) lanzaba su ataque, antes de lo esperado, pero efectivo, ya que se marchaba en solitario.

Sin embargo, en las primeras rampas del Poggio, a 10 kms de meta era cazado el bravo corredor italiano. Con la caza de Nibali comenzaban los ataques de los segundos espadas. El primero era Gregory Rast (Trek), acompañado de Battaglin (Bardiani). Gilbert (BMC) también lo probaba, pero nadie conseguía romper el grupo delantero, compuesto por 25 o 30 corredores que coronaban juntos la última dificultad orográfica de la jornada.

Así, el grupo de los más fuertes del día se presentaba en los últimos metros de la maratoniana clásica italiana, para jugarse la victoria al sprint. El más rápido, con clara superioridad era el noruego Alexander Kristoff (Katusha), que superaba a Cancellara (Trek) y Ben Swift (Sky).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!