Domingo, 26 de mayo de 2019

GBC

Galicia, territorio conquistado (72-76)

El Gipuzkoa Basket logra la victoria por 72-76 ante el Río Natura Monbus en un partido en el que los guipuzcoanos hicieron frente a un sinfín de adversidades

Foto: ACB PHOTO

Foto: ACB PHOTO

Victoria muy trabajada del GBC en un choque en el que las adversidades, antes incluso del partido, no han sido impedimento para que los donostiarras consiguieran la undécima victoria de la temporada tras derrotar 72-76 al Río Natura Monbus. Un partido en el que han brillado con luz propia David Doblas en la primera fase del encuentro, y  Ramsdell-Robinson en el tramo final. Pese a ello, una falta que no debía haberse realizado en los últimos segundos, hizo que la victoria se resistiera y los guipuzcoanos tuvieran que sufrir más de lo debido.

El Gipuzkoa Basket arrancó el partido desaparecido y errando en muchas de sus ocasiones. Realmente el único que dio la cara en esos primeros cinco minutos del primer cuarto fue David Doblas, que con una genialidad bajo el aro consiguió inaugurar el casillero donostiarra. A partir de ahí, el conjunto de Sito Alonso se borró y tres triples consecutivos de Corbacho –con este ya suma 35 partidos consecutivos anotando triples- hicieron temer lo peor. A esto, además, se le sumó un 2+1 de Delas que dejó un parcial inquietante de 0-12. Pero nada más lejos de la realidad, el GBC cerró filas en defensa y comenzó a encontrar luz en una canasta que parecía estar sellada. Ramsdell, Doblas y Salgado, junto a los dos tiros libres de Cortaberria, servirían para igualar el marcador ante la impotencia de los gallegos. El cuarto se dio por concluido con un reparto de lanzamientos acertados de Guillen y Neto, quedándose el marcador en 14-14.

Arrancado el segundo cuarto, el Gipuzkoa Basket no perdió la intensidad mostrada en el tramo final y tanto Neto como Doblas volvieron a morder el aro. El Río Natura Monbus no quería tampoco dejar escapar a los guipuzcoanos y respondían a las acometidas de los de Sito Alonso, manteniendo en todo momento una renta negativa de uno o dos puntos. Los tiros exteriores, pese a no tener muchas presencia desde la exhibición inicial de Corbacho, también tomaron presencia con un enchufado Cortaberria y Robinson, que no fue hasta el último minuto del segundo cuarto cuando se estrenó en el tanteo del partido. Un triple, dicho sea de paso, que valió para que los donostiarras se marcharan con un +2 más que esperanzador al vestuario. Y es que en escasos minutos, el Gipuzkoa Basket pasó del 1 de 13 inicial en tiros de campo inicial, al 12 de 30 que, sin ser una maravilla, consiguió mejorar sustancialmente la situación.

Con la reanudación, Neto volvió a arrancar con una jugada muy trabajada y que sería la antesala al segundo triple de Cortaberria. Los gallegos contestarían a este envite con otro triple de Berzins y a esta fiesta del triple se sumarían también Robinson y Ramsdell que pondrían el 39-45 en el marcador. Un Ramsdell que lo intentaría desde el tiro exterior en la siguiente jugada de ataque, pero esta vez sería contabilizada de dos puntos. Esta racha del de Oklahoma sería frenada por la cuarta falta, lo que obligó a Sito Alonso a enviarle al banquillo. Pero los problemas no se quedaron ahí y es que Neto y Cortaberria también se vieron ‘sorprendidos’ con cuatro faltas a mitad de este tercer cuarto. Un problema importante a la vista del reducido número de efectivos que tenia el preparador donostiarra en el banquillo y que le obligó a dar espacio a Huskic u Olaizola. En este espacio de tiempo, los locales aprovecharon para ir limando diferencias y acercarse hasta los tres puntos. El Monbus era consciente de que el GBC sufría con las faltas y convirtió el choque en un partido muy bronco. Pero Salgado trató de continuar con la racha de los triples, logrando mantener el marcador favorable por la mínima y marchándose al último cuarto con un 53-54.

Los problemas de rotación trajeron sus consecuencias y el Monbus supo aprovecharlo, acertando además desde el tiro exterior, para colocar un parcial de 0-7 que obligó a Sito Alonso a parar el partido. El desacierto en ataque se mantuvo y los errores en defensa se pronunciaron aún más si cabe, mientras los locales seguían a lo suyo y aumentando las diferencias. Hasta que apareció Robinson al rescate del GBC y endosó un triple que, sumados a los dos puntos de Ramsdell, puso a los guipuzcoanos a un punto. Una dupla que cogería presencia total en los siguientes segundos logrando entre los dos 8 puntos  en los minutos finales que darían oxígeno a los de Sito Alonso. Pese a ello, el final fue de auténtico infarto y es que el +3 a falta de 20 segundos provocó un malentendido entre Sito Alonso y Doblas, forzando este último una falta que no debía haber provocado. Una situación que alargó el partido más de lo debido y acercó a los gallegos a dos puntos en dos ocasiones. Aunque el acierto de Salgado desde el tiro libre, con cinco de seis, amarró la undécima victoria con un resultado final de 72-76.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!