Martes, 26 de marzo de 2019

PRIMER EQUIPO

Más que fútbol

Jagoba Arrasate y Carlos Martínez asistieron en la tarde del jueves a una de las citas más emotivas e íntimas de la temporada. Las puertas de Proyecto Hombre se abrieron para recibir el lado más humano del deportista

proyecto hombre

Ídolos que representan una provincia y unos colores, unos valores, una identidad… Personas como Jagoba Arrasate o Carlos Martínez eran ayer uno más en el equipo del barrio; hoy niños como ellos lucen sus dorsales en sus camisetas; hoy son admirados, y por ello, tienen la capacidad de hacer feliz a otra gente.

Al otro lado, vidas normales que un día se truncaron sin un porqué ni un cómo. Simplemente ocurrió. Y buscando una salida las puertas de la esperanza llevan impresas dos palabras: Proyecto Hombre.

Acostumbrados a lidiar con periodistas inoportunos en busca de un titular, entraron nerviosos en la sala pero pronto se despojaron de su coraza de personaje público para bajar al plano real y responder de forma cordial, abierta y cercana a todas las preguntas inocentes formuladas por estas almas en busca de su libertad que fueron acompañadas con alguna que otra ‘’puyita’’ graciosa fruto del momento distendido y amigable que vivimos. Chicos normales y activos, lejos de la imagen preconcebida que podamos tener de los usuarios de este lugar de reconversión humana.

El acto fue sencillo y agradable envuelto de una atmósfera de respeto mutuo en la que el sentimiento txuriurdin se desató gracias a la proyección de un video de la Real. Después “empezó la fiesta” donde se estableció un vínculo especial entre Jagoba, ´Txarli´ y su atenta audiencia.

Las preguntas buscaban empatía y respuesta a sus dudas cotidianas, la solución a sus pequeños grandes conflictos internos que no saben cómo afrontar. Desde cómo hacer para no usar la agresividad ante situaciones de estrés, o cómo levantarse de un duro golpe como puede ser una lesión grave. Para ello contribuyó Carlos Martínez:

“Cuando ves que no puedes salir a flote o cuando te sientes hundido lo único que te queda es tirar para adelante pero sobre todo apoyándote en tu familia y en tus amigos”.

La aparente tranquilidad que muestra Jagoba en sus ruedas de prensa fue destacada por uno de los chavales que acusándole de que “parece no tener sangre a veces” provocó las risas de la audiencia. La respuesta de Jagoba fue contundente:

“Desde los nervios no se actúa bien, trato de estar tranquilo porque se ven más claras las alternativas y así tengo una perspectiva mucho más amplia de lo que está pasando y actúo de una forma más adecuada”.

Uno de los momentos más bonitos de la tarde surgió cuando uno de los chavales preguntó al técnico de Berriatua si sienten el apoyo desde la grada en los partidos buenos, pero sobre todo en los malos. “Por supuesto que sí se oye, se siente, se os siente cerca y eso es lo que nos ayuda a seguir luchando, además, dentro de poco, sin las pistas, vais a estar más cerca todavía”

Además de una gran experiencia, los realistas salieron cargados de detalles preparados con mucho cariño por los chavales de los diferentes programas. Regalos que derrochaban una pasión incondicional por la Real, de estar con el equipo con los cinco sentidos, como rezaba el bonito calendario hecho con fotos de usuarios y futbolistas. Los usuarios del Centro de Acogida de Ulía les obsequiaron con un lienzo con el escudo del club txuriurdin hecho con pequeñas fotos de usuarios y unas ricas mermeladas caseras y una txapela traídas por los usuarios de CT Lasao

Uno de los detalles que más impacto tuvo fue un vídeo elaborado por el Programa Intensivo donde diferentes usuarios explicaban qué significa para ellos la Real Sociedad desde una perspectiva emocional. Sin duda el momento más emotivo del acto:

“La Real es lo que me unía a mi padre cuando yo era pequeño, íbamos juntos a los partidos, los veíamos y los comentábamos en la tele…Hoy en día la Real es de lo poco que me sigue uniendo a él, y estoy muy agradecido, de verdad”:

“La Real despierta en mi un montón de emociones y sentimientos, he llorado con vosotros de pena y de alegría. Me he cabreado, me he divertido, he sentido cosas con vosotros que no he sentido por nadie más. Sé que gane pierda o empate siempre estaréis ahí. Eskerrik asko, Gora Erreala, Gora Zuek!”

“Trabajo en equipo, fidelidad, esfuerzo”

“La Real despierta en mi sólo buenos sentimientos. Es una forma positiva de estar con tus colegas, siento emociones positivas que no tengo de otra manera. Es una forma de vida, saca lo mejor de mi”

Fue un momento intenso de emoción y lágrimas. Este vídeo sedujo a Jagoba que después de atender a todos los que demandaban autógrafos y fotos se acercó a la organización para pedirlo a título personal para reproducirlo en el vestuario txuri urdin.

Una labor social digna de la mayor de las admiraciones

Hay que saber escuchar a los pajarillos y uno muy especial me contó esta preciosa historia que da continuidad a una labor social por parte de la Real Sociedad que provoca la mayor de las admiraciones. Hemos visto a nuestro Club donar la taquilla para los afectados por la tragedia de Filipinas y a los damnificados del incendio de Txintxerpe; contribuir con 30.000€ al deporte adaptado en Gipuzkoa; visitar hospitales, asilos o fundaciones como Why Not o Aspace, haciendo así feliz a mucha gente. Eskerrik asko Reala!

Y ahora se suma a esa lista este precioso acto en Proyecto Hombre. Seguramente muchos no habrán podido dormir de la emoción de tenerlos tan cerca; otros habrán sido conscientes de que la fama vale la pena sólo por la luz que pueden aportar a vidas aparentemente oscuras.

Esto es la Real Sociedad. Esto es MÁS QUE FÚTBOL.

Lo dicho. Gracias a toda la familia de la Real Sociedad por esta admirable labor social que emociona y enorgullece ¡Que no pare!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!