Martes, 10 de diciembre de 2019

PRIMER EQUIPO

Así trabaja la cantera de la Real

cantera real

Una de las mayores ilusiones del año futbolístico txuri-urdin suele ser el ver debutar a potrillos de la cantera con el primer equipo. El consolidarse con los mayores es una tarea ardua y laboriosa que pocos consiguen, pero comienza desde el mismo momento en el que los jóvenes son captados para jugar en las categorías inferiores del club. Real Sociedad Fundazio a través del canal RSTV quiso mostrar cómo es el día a día de un potrillo realista.

La primera idea básica de la Real Sociedad está clara: no se puede obviar la formación integral y educativa de los jóvenes, y ésta debe ir de la mano del desarrollo deportivo y atlético de los mismos. Por ello, el día corriente de cualquier canterano realista comienza como el de cualquier otro chaval de su edad: en la escuela. La labor de los centros educativos es fundamental en la formación de los chicos y por ello la Real mantiene una comunicación fluida con los tutores de cada canterano.

Jone Iztueta, tutora de 4º de la ESO del Maria eta Jose Ikastetxea donostiarra, recuerda que “mi primer alumno que jugaba en la Real lo tuve hace 16 años, y la comunicación con el club siempre fue muy buena, a pesar de que las tecnologías no eran tan avanzadas como ahora”. Xabi Abascal, docente del departamento de educación de la Real, cree que “la formación humana y la deportiva tienen un fin conjunto, el desarrollo integral”, razón por la que el club cree en esa forma de educar a los jóvenes.

El contacto mínimo de los centros con la Real suele producirse una vez por evaluación, cuando los resultados académicos de los alumnos ya están sobre la mesa. La comunicación entre club y docentes es calificada por Jose Iztueta, del colegio Larramendi como “una gozada, y el contacto con Xabi o el tutor que corresponda es vital para que los jóvenes vean que tanto desde el colegio como desde la Real se trabaja para mejorar su formación”.

Marialui Manzisidor, madre de canterano realista y profesora de instituto, señala que el “contacto y control de la Real sobre los estudios es clave, puesto que tanto mi hijo como sus compañeros deben tener claro que su futuro puede no estar en el primer equipo realista”. Los estudios suponen un colchón que les asegura un futuro en caso de que su carrera como futbolista no prospere. “Es muy importante ponerles los pies sobre la tierra”, asevera Jone.

De la escuela, a Zubieta

Cuando la jornada escolar acaba, los futbolistas viajan a Zubieta usando sus medios de transporte, desde taxis hasta autobuses que salen tanto de Donostia como de diversos puntos de la provincia, Araba, Iparralde y La Rioja. De todos estos, los txikis solo lo hacen los viernes, para mantenerles cerca del entorno de amistades y familia.

Roberto Olabe, del Juvenil A, recuerda que el club les inculca la idea de que los estudios “son lo más importante”. Xabi Abascal precisa: “Es tal el interés educativo que tiene la Real que el club dispone de un perfil de entrenador que disponga de titulación docente”. Está claro que solo unos pocos privilegiados podrán llegar al primer equipo, con lo que se antoja clave esta educación extradeportiva para la gran mayoría que no lo harán.

Marialui concluye que “a lo largo de todos estos años nos hemos dado cuenta de que el club no solo valora que los jóvenes sean unos atletas impresionantes”. “Hacen educación emocional y todas estas cosas que son importantes para los padres”. Así es el trabajo de cantera de la Real: una enseñanza integral para proteger a los chavales que serán parte del futuro del equipo de sus amores.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!