Jueves, 17 de octubre de 2019

Atlético de Madrid 2 – 2 Real Sociedad (2-4)

Temporada 1986-1987

copa 1987 real

“No pasa nada, tenemos a Arconada”. Ese cántico, que resonó en las vetustas gradas de Atotxa durante tantos años, nunca llegó a cobrar más sentido que en la tarde del 27 de junio de 1987, cuando Real Sociedad y Atlético de Madrid ofrecieron un bellísimo espectáculo futbolístico en la final de la Copa del Rey y tuvieron que decidir el título desde los once metros, en la fatídica tanda desde el punto de penalti. Fue entonces cuando esas palabras de la hinchada txuri urdin se escucharon con una inusitada fuerza en La Romareda, escenario de aquella final. Para llegar hasta allí, la Real se benefició de un camino largo pero asequible. Se deshizo a un partido de Baskonia, Montijo y Villarreal, lo tuvo fácil con el Eibar, con un doble 2-0 en el primer duelo oficial de la historia con el conjunto armero, ya en cuartos de final se dio un festín con el Mallorca Atlético, al que endosó un 10-1, que sigue siendo la mayor goleada histórica de la Real en la Copa, y en semifinales hizo la machada de vencer en San Mamés por 0-1.

John Toshack, viejo zorro para estas cosas, tuvo claro que en la Copa estaba la gloria para aquella temporada. Tiró a la basura aquel extraño play-off con el que finalizó esa Liga y se permitió el lujo de hacer debutar a varios juveniles en el partido de ese inútil tramo de la competición liguera que jugó la Real en el Vicente Calderón. Todo con tal de no dar pistas a Luis Aragonés, al que sorprendió colocando a Dadie como líbero. El conjunto realista inició la final a lo campeón, con un juego magnífico, llevando la iniciativa en todos los aspectos del partido. Y por eso no fue nada extraño que se adelantara en el marcador. Fue a los diez minutos, cuando Bakero persiguió un balón largo de Górriz y lo colocó de espaldas para la carrera de López Ufarte, que lo clavó en el fondo de la portería de Abel. El Pequeño Diablo ya sabía que aquel iba a ser su último partido como txuri urdin y escogió la mejor manera posible de despedirse.

Cuando mejor jugaban los de Toshack, una espléndida combinación entre Da Silva, Marina y Rubio la finalizó el uruguayo con un disparo ante el que nada pudo hacer Arconada. La final recuperaba las tablas antes de la media hora. Pero el gran fútbol realista de la primera mitad volvió a tener premio. Txiki Begiristain recibió un pase de Bakero dentro del área y desafiando a todos aquellos que decían que tenía la pierna derecha sólo para apoyarse conectó con ella un certero disparo que limpió la escuadra a la izquierda de Abel subiendo el 2-1 al marcador. Con el paso de los minutos la Real se encontró un enemigo que le afectó más que al Atlético de Madrid: el calor. El bochorno hacía irrespirable el ambiente, y una ingente cantidad de mosquitos en el escenario del partido hacía el cuadro aún más angustioso. Cuando Rubio hizo el empate en la segunda mitad tras un servicio de Salinas, el objetivo de la Real ya era el de aguantar el resultado.

Después de que Ramos Marcos no señalara un más que posible penalti sobre Julio Prieto en el último minuto (“no pasa nada, tenemos a Arconada”), la prórroga, con ambos equipos exhaustos, no decidió nada. Y se llegó a los penaltis. El resultado, bien conocido por todos, es que la Real se alzó con el título de campeón, certificado por una última parada de Arconada y sin que se llegaran a agotar todos los lanzamientos. La Real, lanzando primero, siempre fue ganando. Incluso sin los especialistas Zamora y López Ufarte sobre el césped, marcaron Bakero, el añorado Musti Mugika y Martín Begiristain. Arconada adivinó los disparos atléticos, pero la ventaja llegó por el disparo fuera de Da Silva. Larrañaga puso el 4-2 y ahorrando a Gajate el sufrimiento de lanzar el quinto y último penalti, Arconada, atajando el lanzamiento de Quique Martín, cerró el ciclo triunfal de la Real de los años 80. Fue la primera Copa del club con su propia identidad y es todavía el último título que ha conseguido no sólo el conjunto txuri urdin sino el fútbol vasco en su conjunto. Y sigue siendo un maravilloso e imborrable recuerdo.

Ficha técnica

Atlético de Madrid (Luis aragonés): Abel, Tomás, Quique Ramos, Sergio, Ruiz, Julio Prieto, Uralde (Setién, 86’), Marina (Julio Salinas, 64’), Da Silva, Landáburu, Rubio.

Real Sociedad (John Benjamin Toshack): Arconada, Sagarzazu, López Rekarte, Larrañaga, Górriz, Gajate, Dadie, Bakero II, Begiristain, Zamora (Mugika, 86’), López Ufarte (M. Beguiristain, 103’).

Árbitro: Ramos Marcos (Calvo Córdova y Crespo Aurre, jueces de línea). Tarjetas amarillas a Sergio (21’), Zamora (37’), López Rekarte (54’) y Górriz (101’).

Goles: 0-1, minuto 10, López Ufarte. 1-1, minuto 24, Da Silva. 1-2, Begiristain, minuto 36. 2-2, minuto 75, Rubio.

Penaltis: Bakero II, gol (1-0); Rubio, gol (1-1); Mugika, gol (2-1), Da Silva, fuera; M. Begiristain, gol (3-1), Landáburu, gol (3-2); Larrañaga, gol (4-2), Quique, para Arconada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!