Miércoles, 23 de enero de 2019

PRIMER EQUIPO

La Real del bigote

DESDE LA GRADA

Satrustegi ( Archivo Marca)

El gran Satrustegi ( Archivo Marca)

Apenas restan unos pocos días para que regrese la competición tras un nuevo parón con el que nos ha obsequiado la LFP y su fantástico calendario. Bendito parón, según esgrimieron los protagonistas, para Jokin Aperribay y Loren, ya que les permitió gestionar la contratación de David Moyes en los tiempos que consideraron oportunos. Excesivos para buena parte de la feligresía txuri urdin, entre los que me incluyo tal y como conoce a la perfección el habitual lector de esta sección. Apenas una semana de entrenamientos tendrá que bastarle al nuevo entrenador de la Real para asentar sus cimientos y que estos sean suficientes para sustentar al equipo en Riazor ante el Deportivo y obtener un resultado positivo con el que iniciar su andadura en el club de la mejor de las maneras posibles.

Intensidad, dureza, carácter, solidez. Cuentan aquellos que han podido seguir en directo las pocas sesiones en abierto que ha concedido, que son las bases sobre las que está incidiendo el escocés. Un poco en la línea, supongo, de lo que se pudo observar ante el Atlético de Madrid, partido en el que, ya sin Jagoba Arrasate, el equipo ofreció una cara mucho más solidaria y competitiva. Es como si Moyes pretenda volver a los orígenes, a las raíces, a aquel espíritu de la Real campeona, de ‘la Real del Bigote’, donde los Satrustegi, Zamora, Idígoras, Olaizola… lucían ese mostacho tan característico y tan en boga en los año ochenta. Algunos de los integrantes de la actual plantilla podrían tomar nota y dejárselo, a ver si se les pega algo y, de paso, alinearse con el movimiento ‘Movember’, iniciativa solidaria que a lo largo de este mes de noviembre está tratando de recaudar fondos para sensibilizar y concienciar a la sociedad sobre la salud masculina, específicamente sobre el cáncer de próstata.

Sea con bigote o no, de lo que no hay duda es de que la Real saldrá con el machete entre los dientes. Los propios jugadores ya han reconocido abiertamente que cuando hay jefe nuevo en la oficina se nota. Todo el mundo empieza, teóricamente, de cero, y el que venía jugando quiere demostrar que está capacitado para seguir haciéndolo y el que no, que tiene mejores cualidades de las que consideraba su anterior técnico. Será difícil que en sólo una semana puedan observarse demasiados cambios, pero no parece, desde luego, que Moyes se vaya a casar con nadie. Lo que más ha gustado a la afición es su fama de duro. No es de extrañar. Y es que, la mayoría considera que con la plantilla existente, la mala trayectoria actual ha venido provocada por la relajación de sus integrantes y la permisividad, hacia con ellos, del ex técnico Arrasate. Superado el esperpento de su contratación, es lógico que Moyes ilusione. Su discurso ha sido claro, certero, y muy realista. Ha demostrado controlar a la perfección situaciones como la que acaba de vivir. Ahora, sólo falta que lo traslade a lo que verdaderamente importa, el terreno de juego. Vamos a muerte con él. Y ojalá sea capaz de volver a instalar en la plantilla esos valores de ‘la Real del bigote’. Venga, va, todos a dejarse mostacho. ¿Hace?

Un lugar en el mundo

El fichaje de Moyes ha situado a la Real, sin lugar a dudas, en un lugar en el mundo que no tenía antes. El escocés es un entrenador con un enorme prestigio internacional, y eso ha provocado que en todas partes se haya hablado del club txuri urdin y de la incorporación del nuevo míster. Un asunto muy positivo para la Real pero de enorme riesgo a su vez, ya que un hipotético fracaso del ex del Everton y ManU en el banquillo de Anoeta arrastraría también como un tsunami al actual Consejo. Desde la grada confiamos en que haga historia y sea el técnico más longevo de la historia reciente. Será que las cosas marchan bien, para todos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!