Lunes, 26 de junio de 2017

GBC

Burgos acerca al Gipuzkoa Basket a la ACB

Foto: Karlos Aginaga

Foto: Karlos Aginaga

Lejos queda la temporada 2010-11, la última en la que los dos equipos de la Adecco Oro que lograron el ascenso en la pista pudieron materializarlo en los despachos. Murcia y Obradoiro fueron los equipos afortunados en aquella ocasión, pero desde entonces cumplir con las exigencias económicas que supone competir en la ACB se ha convertido en un reto prácticamente inalcanzable.

Todo indica que el CB Tizona, más conocido como Autocid Ford Burgos, no logrará reunir las cantidades mínimas para ascender a la máxima categoría del baloncesto nacional por tercer año consecutivo, aunque el club no tira la toalla y está buscando otros planes alternativos para proponer a la Asociación de Clubes de Baloncesto antes del próximo lunes, día 15 de junio.

Solucionado el tema de lograr un pabellón con un aforo superior a las 5.000 localidades -la recién cubierta plaza de toros-, los problemas pasan por el ámbito económico; y es que, a pesar de ser una Sociedad Anónima Deportiva, algo que ya tenían avanzado, las exigencias no quedan ahí.

El canon de entrada supera los 3 millones de euros y para ello el club lanzó una campaña de ampliación de capital con el objetivo de alcanzar una cifra cercana a los 2 millones entre accionistas individuales y empresariales, pero apenas han conseguido llegar a los 330.000€. El millón y pico restante correspondía sobre el papel a las instituciones, tanto Ayuntamiento como Diputación. Y a esa cantidad habría que sumarle cerca de 200.000€ de la cuota del valor patrimonial de la liga. En total, 3.5 millones que irían a fondo perdido.

Por otro lado está el Fondo de Regulación de Ascensos y Descensos, cifrado en casi 2 millones de euros. El Autocid ha trabajado duro en los últimos días con el objetivo de conseguir un crédito por parte de alguna entidad bancaria. Sin embargo, los mandatarios burgaleses guardan riguroso silencio y se desconoce a ciencia cierta si lo han logrado o no.

Pero aún hay más, porque a ese crédito habría que sumarle 50.000€ de las participaciones en ACEB Invests SL y un aval para cubrir posibles deudas con un valor de 600.000€, esta última cantidad antes del 15 de julio. En total, más de 2.5 millones en avales o créditos que se recuperarían en caso de un futuro descenso de categoría.

Nada más y nada menos que 6 millones de euros a los que no podrá hacer frente el CB Tizona, todo ello sin contar el presupuesto del club, el cual ascendería aproximadamente a otros dos millones de euros. Una cantidad que, salvo sorpresa mayúscula, impedirá al conjunto burgalés materializar el ascenso a la Liga Endesa y a su vez acerca al Gipuzkoa Basket a la continuidad en la Liga Endesa siempre y cuando se consiga el apoyo de las instituciones y un patrocinador principal, algo que cada día parece más cercano.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!