Sábado, 7 de diciembre de 2019

Eusebio ante el Barça

Análisis del Real Sociedad 1 – 0 FC Barcelona

Foto: @LaLiga

Foto: @LaLiga

Analizando el partido en su conjunto, no sé hasta qué punto exacto el tempranero tanto de Mikel Oyarzabal condicionó el planteamiento inicial de Eusebio Sacristán el sábado. Pero lo que sí es cierto, es que el gol del futbolista txuri-urdin a los cuatro minutos de encuentro, tuvo un impacto relevante en el posterior desarrollo del juego por parte de ambos equipos.

Para intentar sorprender de nuevo al FC Barcelona de Luis Enrique en Anoeta, Eusebio decidió apostar por uno de los mejores onces que podía poner en liza —sobre todo si atendemos a las bajas sensibles por parte del cuadro realista—. Con Gerónimo Rulli bajo palos; Aritz Elustondo, Mikel González, Diego Reyes y De La Bella, fueron los defensas de derecha a izquierda; con Granero, Illarramendi y David Zurutuza — que jugó de interior izquierdo— en medio campo; mientras que arriba jugaron Xabi Prieto, Oyarzabal y Carlos Vela.

Al igual que la semana pasada en el Ramón Sánchez Pizjuán ante el Sevilla, tras el 1-0 de Markel, la Real Sociedad demostró ser un equipo muy compacto en defensa. Y ante el Barcelona, con el claro objetivo de defender el resultado favorable para los locales, Eusebio armó un bloque defensivo que se mostró siempre muy sólido.

La idea estaba muy clara y definida, y ésta tenía como fin último no dejar al FC Barcelona combinar por dentro, buscando anular las principales virtudes del sistema culé. Para ello, la Real Sociedad buscó replegarse, y detrás del balón montó una estructura defensiva que resultó ser muy efectiva.

Cuando el FC Barcelona tenía la posesión, empujaba a la Real hacia su propio campo y el esférico les llegaba a los futbolistas más determinantes del conjunto blaugrana, la Real hizo un repliegue intensivo, jugó en pocos metros —siendo Vela el más adelantado para permitir salir al equipo— y las vigilancias y ayudas fueron una constante, que terminó por desactivar a las figuras más influyentes del equipo dirigido por Luis Enrique.

Repliegue intensivo RS 1

Incluso hubo ocasiones y tramos durante el mismo partido, en los cuales, los jugadores de Eusebio Sacristán defendieron con una línea defensiva compuesta por seis hombres —con Xabi Prieto y Mikel Oyarzabal cumpliendo con la función de carrileros, derecho e izquierdo respectivamente—, para tapar y frenar las subidas de Dani Alves y Jordi Alba.

Repliegue intensivo RS 2

Ya en el segundo tiempo, la entrada al campo de Andrés Iniesta mejoró las prestaciones del Barça en ataque. Con un equipo más reconocible sobre el césped de Anoeta, los de Luis Enrique fueron generando más peligro sobre la portería de un Rulli, que terminó siendo uno de los héroes del encuentro.

La actuación de Esteban Granero

Una de las novedades que Eusebio Sacristán decidió introducir en el encuentro ante el FC Barcelona, fue la presencia en el once inicial de Esteban Granero, que compartió centro del campo junto a Zurutuza e Ilarramendi. Y la reflexión final observando la actuación del madrileño fue muy positiva.

Durante los noventa que disputó Granero, el jugador txuri-urdin lo hizo de mediocentro posicional, abandonando el rol de interior con el que ha tenido que cumplir muchas veces en su etapa en la Real Sociedad, y terminó siendo la referencia del equipo por delante de la línea defensiva.

Granero MCPosicional 2

Esteban Granero fue el perro de presa de los de Eusebio en la medular, presionando en muchas ocasiones al jugador del Barcelona que llevaba el balón, haciendo siempre mejor el balance defensivo. Y consiguió dar aún más equilibrio a los suyos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!