Lunes, 16 de diciembre de 2019

CICLISMO

Lo que nos ha dejado la Clásica

Bauke Mollema, Juanma Garate, Valverde y Purito, nombres propios de esta edición de la Clásica San Sebastián.

Fotos: El País, AS y Ciclismo a Fondo.

Fotos: El País, AS y Ciclismo a Fondo.

El holandés Bauke Mollema se llevó la 36ª edición de la Clásica San Sebastián por delante de Tony Gallopin, Alejandro Valverde y Joaquim Rodríguez. De esta manera, el corredor del Trek consigue su mayor triunfo en su carrera deportiva, después de que en el Tour una caída en la última semana le privase de subir al podio de los Campos Eliseos de París.

Sus mayores triunfos habían sido hasta ahora victorias de etapa en la Vuelta de España, Suiza o Polonia, pero desde que cambió de equipo la pasada temporada, del Belkin, anteriormente llamado Rabobank, al Trek Segrafredo, parece que ha madurado como corredor y ya es habitual verle entre los mejores en los momentos importantes de las carreras. La temporada pasada se hizo con la Japan Cup y el Tour de Alberta, y esta temporada le hemos podido ver junto al gran Chris Froome en el Mount Ventoux, por ejemplo. Un corredor que está yendo de menos a más en su carrera y que afronta con mucha confianza la prueba de los Juegos Olímpicos del próximo sábado.

Mollema aprovechó los primeros metros de bajada de Igeldo para sacar unos metros a sus perseguidores, y gracias al desentendimiento entre Gallopin, Valverde y Purito, se hizo con la victoria en el Boulevard. Y es que es esta manera la que está predominando en la Clásica de San Sebastián desde que se introdujo la subida a Igeldo después de un primer paso por la línea de meta de Donostia. Las subidas de Bordako Tontorra, y en el caso de este año, de Murgil Bidea, han valido para seleccionar el pelotón, pero no para dar el golpe final de la victoria. En las tres últimas ediciones, el ganador final de la carrera se ha lanzado hacia abajo en busca de la victoria, y lo ha logrado en gran parte porque el pequeño grupo de perseguidores no se ponía de acuerdo y no se entendía para dar caza al primero.

Ayer esto le afectó a Valverde, pero fue él el que se aprovechó de esta situación en 2014, Adam Yates en 2015, y Bauke Mollema esta edición. Aunque es verdad que el caso del australiano Adam Yates fue algo caótico por el atropello de la moto al líder de la carrera, el belga Van Avermaet. Pero la Clásica de ayer también nos dejó más apuntes que merece la pena destacar:

Para ganar la Clásica hay que correr el Tour

En la salida, entre otros, fue homenajeado Juanma Garate, actual director del Cannondale y que en su época de corredor quedó segundo en la Clásica  San Sebastián en el año 2007, detrás de Leonardo Bertagnolli. El caso es que el italiano fue sancionado por la UCI por dopaje, por lo que el triunfo de esa edición le pertenece a Garate, que ayer mismo recibió la txapela en el podio del Boulevard.

De esta manera, nos tenemos que remontar un año más, hasta 2006, para ver a un ganador de la Clásica San Sebastián que no corrió el Tour de Francia ese mismo año. Fue Xavier Florencio, uno de los directores del equipo Katusha, y que lo hizo con el equipo Bouygues Telecom, que luego se pasó a llamar Europcar y es el actual Direct Énergie. Desde aquel año, todos los que han ganado la Clásica lo han hecho después de correr el Tour, por lo que se cumple esa “teoría” en la que el que viene de correr el Tour viene en una mejor forma que el que no lo ha hecho: Garate, Valverde (2), Kreuziger, Luis León Sánchez (2), Philippe Gilbert, Tony Gallopin, Adam Yates y Bauke Mollema.

Los mejores años de Valverde

No hay duda de que Valverde se encuentra entre uno de los mejores ciclistas de la historia de este deporte. Solo hace falta ver el palmarés que tiene, y lo “extraño” es que cada temporada gana más carreras a pesar de sus 36 años. Está demostrando ser un ciclista muy regular, ya que su estado de forma le permite rendir a un gran nivel durante una gran parte de la temporada. Ayer sumó un pódium más en la Clásica San Sebastián, y ya van seis. Ha conseguido dos txapelas, más un segundo puesto y tres terceros.

Pero esta regularidad lo hace más grande cuando vemos que tiene cuatro triunfos en la Flecha Valona, tres victorias y seis pódiums totales en la Lieja-Bastogne-Lieja, cinco medallas en los mundiales (ninguna de oro) y victorias de etapa en las tres grandes vueltas. Y se ha subido al pódium en el Giro, Tour y Vuelta (5). Ha triunfado en Saint Nicolás y en el muro de Huy, sólo le queda conquistar una medalla olímpica para redondear, aun más, su magnífica carrera deportiva.

Adiós a Purito Rodríguez

En el día de descanso de Andorra del Tour de France, Joaquim “Purito” Rodríguez anunció su retirada del ciclismo profesional a sus 37 años. En la etapa de París, el pelotón le rindió homenaje dejándole cruzar la meta de los Campos Elíseos en primer lugar, y ayer estuvo cerca de devolver ese homenaje al pelotón y a la afición. Estuvo cerca de conseguir su primera victoria en Donosti, pero al igual que en otras carreras, siempre ha estado cerca, pero nunca se ha podido subir a lo más alto del pódium.

Cuenta con un segundo puesto y otro tercero en la Clásica, al igual que en las tres grandes vueltas, en las que no ha podido rematar con una victoria en la clasificación final, pero que se ha subido cuatro veces al podio al lado del ganador. Eso sí, a victorias de etapa pocos le superan: tres en el Tour de Francia, dos en el Giro de Italia y nueve en la Vuelta a España. Además, dos etapas en la París–Niza, cuatro en Tirreno-Adriático, y victorias finales en la Itzulia, Volta (2), Giro de Lombardia (2) y Flecha Valona.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!