Miércoles, 23 de agosto de 2017

El 1-3-4-3 del Barça de Luis Enrique

FOTO: @LaLiga

FOTO: @LaLiga

La irregularidad que está marcando la temporada del Fútbol Club Barcelona hizo que Luis Enrique, allá por el mes de enero, cambiase su sistema de juego más habitual en los últimos años. El 1-4-3-3 tan característico del conjunto culé en el último lustro se convirtió en un 1-3-4-3, que por momentos pareció solucionar los problemas que este Barça muestra con demasiada asiduidad.
La implantación del nuevo dibujo táctico llevó su tiempo, pero lo cierto es que a pesar de ello, el Barcelona, en las grandes citas, sí respondió a través de éste. La remontada ante el Paris Saint-Germain para evitar la eliminación del equipo culé en los octavos de final de la Champions quizá sea el ejemplo más representativo de lo que el Barça ha sido capaz de hacer con el nuevo sistema impuesto por su técnico.
Dentro de las características que mejor definen el nuevo dibujo por el que está apostando el actual Barcelona, es sumamente necesario destacar que varía según cuál sea el momento de juego. En posesión del esférico, los de Luis Enrique mantienen el sistema. Sin embargo, a la hora de defender, en fase defensiva, una de las medidas por las que apuesta el técnico asturiano es que su equipo sume un defensa más y defienda mediante un 1-4-4-2 más claro, en el que Messi y Luis Suárez son los hombres más adelantados y en el que uno de los centrocampistas en el 1-3-4-3 pasa a ser un defensa más y ocupa en lateral derecho.
En el apartado individual, el optar por cambiar de sistema de juego ha beneficiado a algunos jugadores y, a su vez, ha recolocado a otros dentro del puzzle de Luis Enrique. Con el 1-3-4-3, jugadores como Rafinha Alcántara han empezado a tener más minutos. En el caso del futbolista brasileño ocupando muchas veces la posición de carrilero derecho, ensanchando el campo por su costado. Sergi Roberto también se ha asentado como una figura más importante siendo el centrocampista que abandona la medular cuando al Barcelona le toca defender con línea de cuatro para ser lateral. Aunque el futbolista de la plantilla blaugrana que más y mejor ha rendido con este nuevo dibujo ese es Neymar JR -ausente en el partido contra la Real Sociedad-, que por la izquierda está protagonizando sus mejores meses desde que está en la Ciudad Condal, hasta el punto de convertirse en el principal argumento ofensivo de los suyos. A veces incluso por encima de un Leo Messi que ha centrado mucho su posición desde el cambio de sistema.
Sin embargo, la utilización del 1-3-4-3 no ha hecho que el FC Barcelona haya solucionado todos sus problema. Es más, en algunos encuentros en concreto, el actual sistema de juego ha generado más dudas que certezas. Y es que hay momentos en los que el Barça no es un equipo solvente defensivamente. La transición defensiva del equipo que dirige Luis Enrique permite a los rivales que pueden montar contras rápidas, hacerlo con relativa facilidad pues toda la estructura defensiva culé está muy expuesta. Y todo esto se ha ido traduciendo en goles encajados.
En definitiva, este “nuevo” FC Barcelona del 1-3-4-3 es un conjunto poco equilibrado en el que Luis Enrique, por momentos, depende en exceso de sus excelentes individualidades para doblegar a su adversario.

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!