Lunes, 4 de diciembre de 2017

PRIMER EQUIPO

El socio, la mejor bandera

DESDE SEVILLA VEO LA CONCHA

Foto: Karlos Aginaga

Foto: Karlos Aginaga

A estas alturas del curso futbolístico, con los balones guardados en sus redes y los jugadores de vacaciones, es momento de reivindicar el trato al socio desde y por el Club. Por el largo año que llevamos todos encima, seré práctico y directo. Cortita y al pié.

Antes de nada, querría insistir en que me refiero al socio, única y llanamente porque, a fin de cuentas, es quien paga. Eso no quiere decir que el socio sea más realista que ‘el no socio’, siempre he criticado y denunciado a todos aquellos que dan y quitan carnets de realista. Nadie es más de la Real que nadie por mucho que pague, o por mucho que figure en redes sociales, o por mucho que se jacte de alardear de realista. Siempre he dicho y diré que la Real somos todos; todos los que la sentimos, nos alegramos y sufrimos por y con ella. Pero a lo que voy es al trato, al mimo, al respeto que se le debe al socio como tal.

Me sorprende, y no para bien precisamente, que con lo bien que ha evolucionado el Club en algunos detalles de cara a la afición y su masa social (videos pre y post partidos, camisetas conmemorativas con diferentes motivos, actos sociales, etc.) se siga teniendo al socio relativamente marginado. Y me explico. El socio es como una planta a la que hay que regar y cuidar para que crezca, luzca bonita y dé flores. Y si hay que echarle abono se le echa. Y si hay que cantarle porque así crece mejor, pues se le canta. No se le puede pedir el número de cuenta, domiciliarle el pago y “agur muy buenas” hasta que toque renovar. Y encima, durante ese tiempo, además de no tener un sólo detalle con él, hacerle pagar uno o dos partidos por el más que famoso ‘Día del Club’. Lo tenemos tan naturalizado que casi ya ni nos suena raro, pero por mucho que nos quieran vender la burra, no hay por dónde cogerlo.

Gracias al buen hacer y a la productiva gestión económica, la Real lleva una serie de años muy saneada y viviendo una época de bonanza económica que choca directamente contra el dichoso ‘Día del Club’. Su motivo y origen no es otro que el recaudatorio, por ello el tema clama al cielo. El estadio cada vez más vacío, los bares y los sofás de casa más llenos de socios y las gradas de Anoeta en esos días del club se llenan de turistas y foráneos que muy probablemente salgan de pie y brazos en alto celebrando el gol del rival en el vídeo del resumen del partido. Y como se ve mucho plástico, regalamos entradas para que el socio que vaya a su asiento que religiosamente ha pagado, vea cómo a su lado se sienta alguien ‘de gratis’. Eso, aunque suene un poco duro, se llama humillar. El movimiento se demuestra andando y las palabras se las lleva el viento. Deshacerse en elogios al socio para luego no tenerlo en consideración es también una forma de faltarle el respeto. No seré yo quien redacte un decálogo de estrategias enfocadas a mejorar el trato al socio, para eso habrá alguien mejor y más preparado que yo, y que incluso cobre bien por ello, pero con el nuevo campo en el horizonte cercano y Europa a las puertas, tienen una oportunidad de oro para rectificar, darle al socio el reconocimiento que merece y recompensarle como se precie. Hay mil asuntos que tocar, que hagan una encuesta entre los socios y les darán el trabajo hecho. Lo tienen a hue…

Conozco a la gente que lleva el barco y sé que son buena gente. Gente normal a fin de cuentas, y por eso me rebelo ante esta incoherencia impropia de la buena fe que me han demostrado en numerosas ocasiones. No me resigno a que esto va a cambiar y se le devuelva al socio la dignidad que este demuestra allí donde quiera que vaya vestido de txuri-urdin y representando al equipo de su corazón.

Nadie es más realista que nadie, ni todos los socios llevan al campo la bandera de la Real, pero la Real sí que debe llevar al socio por bandera. ¡Que así sea!

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!