Sábado, 18 de noviembre de 2017

Bendito Balaídos

CELTA DE VIGO 2-3 REAL SOCIEDAD. LA CRÓNICA

La Real Sociedad logró remontar por dos veces el marcador en Balaídos. /Foto: Real Sociedad

La Real Sociedad logró remontar por dos veces el marcador en Balaídos. /Foto: Real Sociedad

Primer partido, primera victoria. Mejor comienzo imposible. Y eso que…  lo tengo que reconocer. Tenía ya preparado el titular: ‘Mucho que mejorar’ pensando que la Real terminaría empatando el encuentro. Y sigo pensando lo mismo, porque en términos generales el Celta fue superior a los donostiarras, pero tras el 2-3 final pasar del enfado a la ilusión es mucho más fácil. Aun así hay que ajustar mucho todavía en defensa, y el centro del campo todavía tiene que engrasarse más.

Por cierto. La historia volvió a repetirse. Oyarzabal y Juanmi fueron los artífices de los dos primeros goles de los donostiarras, al igual que la pasada temporada, aunque en este caso también se sumó Willian José a la fiesta. Este campo empieza a ser talismán. ¡Qué subidón!

Justo es decir que se notaba que era el comienzo de competición, así que es fácil hacerse una idea de cómo transcurrió el choque. Poco ritmo, poca  intensidad, además de un calor insoportable que tampoco ayudó. Que no se me olvide. Bendito también cooling break (tiempo de hidratación) ya que después de darle al ‘botellón’, los de Eusebio lograron empatar el partido tanto en la primera como en la segunda parte.

Los comienzos de Liga nunca son fáciles. Pesan las piernas, falta el rodaje que da la competición y además es previsible que el once que salta al terreno de juego en la primera jornada  no sea el mismo de los siguientes partidos. Fue el caso de los gipuzkoanos. Eusebio, ante las bajas del equipo, apostó por un once en el que jugaron Aritz por Iñigo, Kevin por delante de De la Bella y Canales, que ganó la partida a Juanmi jugando de extremo. Cuando se recuperen Iñigo y Januzaj cambiará ese once.

Se enfrentaban dos equipos con pocas novedades en cuanto a nombres de jugadores respecto a la pasada liga, aunque una de las principales novedades en el Celta estaba en su banquillo con el debut en liga de Unzué, que ha apostado por que su equipo practique un juego con más toque, con una idea parecida a la de la Real Sociedad.

El Celta se adelantó por dos veces gracias a los goles de Maxi, un delantero uruguayo de 20 años que junto con Sisto fueron una pesadilla para la ‘nueva’ defensa de la Real formada por Navas y Elustondo. La Real no estuvo fina atrás y los vigueses, sin grandes esfuerzos, llegaron con facilidad arriba. De hecho, antes del primer gol, Iago Aspas tuvo dos oportunidades de adelantar a los celestes.

Antes del primer gol local el partido estuvo bastante equilibrado, sin un dominador claro, aunque la Real gozó de una mayor posesión que tampoco se manifestaba en ocasiones de peligro. A Illarramendi y Zurutuza les costaba encontrar su sitio, al igual que a Prieto que apenas intervino en el juego en la primera mitad. De hecho los txuri urdin jugaban más por fuera que por dentro, con llegadas de Odriozola y Kevin. Tras el primer tanto local, el encuentro cambió y llegaron los mejores minutos para los de Unzué, que cogieron el timón del partido mientras que la Real no terminaba de carburar en su sala de máquinas.

Cuando mejor estaban los gallegos, llegó el gol del empate para Mikel Oyarzabal gracias al regalo de Sergio Álvarez, que al sacar el balón jugado desde atrás falló en el pase y el balón llegó a los pies de Oyarzabal, que no falló al enviar el esférico al fondo de las redes. Tras la igualada, la Real volvió a coger las riendas del choque, aunque el ritmo seguía siendo lento.

Con el empate a uno se llegó al descanso.

Juanmi, vital de nuevo

En la reanudación, la Real Sociedad no entró bien al partido. Illarramendi jugaba demasiado atrás y eso limitaba mucho el juego de los donostiarras. Y a los cuatro minutos de la segunda parte llegó el segundo gol del Celta después de un nuevo fallo defensivo, en el que Maxi Gómez remató solo para hacer el segundo de su equipo y de su cuenta particular.

Eusebio metió en el campo a Vela por Canales, pero los txuri urdin no terminaban de cogerle el pulso al partido. De hecho parecía más cerca el tercero de los vigueses que el empate de los de Eusebio. El Celta llegaba muy fácil, mientras que la Real en ningún momento generaba superioridades.

Volvió a pararse el partido para que los jugadores se hidrataran y lo que pareció que bebió la Real fue un brebaje mágico, porque a raíz de ese ‘refresco’ el choque dio un giro, no de juego, pero sí en cuanto al marcador cuando menos se esperaba. Illarramendi pudo haber recortado distancias en el minuto 75 con un cañonazo desde fuera desde el área, pero esta vez Sergio Álvarez sí estuvo acertado  y metió una mano para desviar el esférico a córner.

Entonces llegó, cómo no, el golito de Juanmi, que minutos antes había sustituido a Oyarzabal. Lo de este jugador es increíble. Qué olfato. Siempre está a la caza de la oportunidad y eso, muchas veces, le permite llevarse el premio. El gol del empate del andaluz llegó en el minuto 80, al batir a Sergio Alvarez con un tiro cruzado.

Dos minutos después se produjo un momento muy emotivo para los aficionados gipuzkoanos, ya que después de 19 meses, Imanol Agirretxe volvía a pisar un terreno de juego de forma oficial tras su lesión el 30 de junio de 2015 en el Santiago Bernabéu. Por momentos me pareció que el de Usurbil jugó sus minutos con una sonrisa dibujada en el rostro, puede que solo fuera una ilusión óptica, pero afirmaría que así fue.

Entonces llegó lo que parecía casi imposible solo diez minutos antes. Carrera de Vela por la banda, y en el uno a uno con Jonny, el defensa vigués le derriba al mexicano provocando el penalti que fue transformado por Willian José. Si he de ser sincera diría que me pareció fuera del área, pero lo que está claro es que el gol subió al marcador y no dejó al Celta margen para darle la vuelta. Igual porque tampoco se creían que fueran a perder ese partido. Cabe señalar que los donostiarras terminaron jugando e partido con Juanmi, Vela, Agirretxe y Willian José. Casi nada.

Los cinco minutos de descuento señalados por Mateu Lahoz los supo jugar bien la Real, teniendo el balón más tiempo controlado en área rival que en su propio campo, para evitar una situación de peligro en una pérdida de la pelota.

Final del partido y primeros tres puntos que vuelan al casillero de la Real. Los txuri urdin no ganaban fuera un partido que habían empezado perdiendo desde el 30 de noviembre de 2013. Así es como se consiguen los grandes objetivos. Paso a paso. Desde el principio. Sacando adelante incluso los partidos que se complican.

Bendito Balaídos.

FICHA TÉCNICA

RC Celta: Sergio, Hugo Mallo (c), Cabral, Fontás, Jonny, Wass, Radoja, Jozabed (Lobotka, min. 76), Iago Aspas, Sisto, Maxi Gómez (Pablo Hdez., min. 66).

Real Sociedad: Rulli, Odriozola, Aritz, Raúl Navas, Rodrigues, Illarra, X. Prieto (c) (Agirretxe, min. 81), Zurutuza, Canales (Carlos V, min. 57), Oyarzabal (Juanmi, min. 66), Willian J.

Gol: 1-0: Maxi Gómez, min. 22; 1-1: Oyarzabal, min. 34; 2-1: Maxi Gómez, min. 50, 2-2: Juanmi, min. 80; 2-3: Willian J. (p), min. 87.

Árbitro: Mateu Lahoz. Ha amonestado a los locales Maxi Gómez, Jonny, Hugo Mallo, y a Illarramendi por parte de la Real.

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!