Lunes, 4 de diciembre de 2017
LA CRÓNICA DEL EIBAR

Un punto que sabe a poco (2-2)

La SD Eibar logró reencontrarse con el gol en Liga ante un Levante contra el que comenzó perdiendo por 0-2

Foto: @sdeibar

Foto: @sdeibar

La lluvia volvió a aparecer en Ipurua, tras un mes en el que los seguidores del conjunto guipuzcoano habían podido disfrutar de un clima cálido, algo inaudito en estas fechas. Lo hacía para recibir al Levante de López Muñiz, 14º en la clasificación general de La Liga con 11 puntos, por los 7 del conjunto local, en el 17º puesto, haciendo frontera con los puestos de descenso.

El conjunto de José Luis Mendilibar llegó al partido con ganas de demostrar que la superioridad lograda en la segunda parte del partido de Copa ante el Celta de Vigo no fue una situación aislada. Tras los últimos encuentros, en los que la sensación de mejoría en defensa empezó a dar confianza a los jugadores armeros, la falta de gol se convirtió en la principal tarea pendiente del club eibarrés.

Por su parte, la U.D. Levante viajó a Ipurua tras cosechar dos empates en las últimas dos jornadas de liga y con ganas de sumar al fin por tres, para alejarse así de una zona de descenso de la que se encontraba a 5 puntos. Sin embargo, la balanza de resultados en cuanto a precedentes entre ambos equipos en el feudo armero vencía muy favorablemente del lado local, ya que hasta la fecha, el Levante no había sido capaz de ganar en Ipurua, tanto en Segunda como en Primera División.

El encuentro, de vital importancia entre rivales directos por la permanencia, partió de inicio con todos los ingredientes necesarios para convertirse en el mejor plan posible un domingo por la tarde.

Así pues, el balón echó a rodar en el césped del Estadio Municipal de Ipurua tras el pitido de Alberola Rojas. La SD Eibar salió del vestuario con ganas de comerse al conjunto levantinista, y el gran ímpetu con el que comenzó el partido pronto se tradujo en la primera ocasión del encuentro de la mano de Paulo Oliveira. El central armero remató en el minuto 1 un gran centro procedente de un saque de esquina que se marchó fuera por poco.

El arranque del Eibar resultó demoledor para un Levante al que no le quedó más que mirar como el balón iba y venía, entre las piernas de los jugadores locales. Sin embargo, y a pesar de la continua sensación de peligro, los jugadores de Mendilibar no fueron capaces de materializar sus oportunidades en goles. Aun así, la grada de Ipurua decidió gritar mas fuerte que nunca, y con los 5.131 espectadores que acudieron a presenciar el encuentro, la sensación de bombonera en el estadio fue un aliciente mas para que los jugadores locales lo dieran todo en el terreno de juego.

Volcado en las bandas, tanto en la derecha como en la izquierda, el conjunto local trató de encontrar el gol por medio de Cote y de Capa. Los hombres más peligrosos del Eibar en la primera mitad fueron los encargados de poner centros peligrosos al área visitante pero estos no se tradujeron en remates de gol.

Ivi vio la amarilla en el minuto 27, en una jugada en la que el jugador levantinista agarró de forma descarada la camiseta de un rival  poco mas allá de tres cuartos de campo propio. De esa falta llegó otra de las grandes ocasiones de la SD Eibar. Tras no encontrar rematador, el balón fue a parar a las botas de Inui, que con su pierna menos buena mandó el balón fuera por poco en un disparo desde la frontal.

Por desgracia, lo que realmente vale en el fútbol son los goles, y fue el Levante a través del ex jugador eibarrés Morales quien estrenó la cuenta en el marcador en el minuto 34. La defensa del conjunto de Mendilibar erró en la tirada de fuera de juego del jugador, quien solo ante Dmitrovic no falló en su definición.

La SD Eibar volvía a ponerse por detrás en el marcador una jornada más. Superioridad en el juego, goles inexistentes. Y el partido continuó con el mismo guión de siempre.

El fútbol se convierte a veces en un juego cruel e irónico en el que cualquier cosa puede pasar. Y vaya si pasó. Solo dos minutos después, en el 36, Bardhi logró perforar la red de la portería de Dmitrovic para poner el 0-2 en el luminoso, tras un genial pase atrás del goleador Morales al punto de penalti.

El encuentro se fue al descanso con un Levante arriba en el marcador, en un partido en el que el conjunto local disfrutó de mayor sensación de peligrosidad, pero que una vez mas desaprovechó de todas las maneras existentes. Los de Mendilibar debían encontrar soluciones. Y debían de hacerlo rápido si querían sumar puntos que los alejasen de la zona peligrosa de la tabla.

Los segundos 45 minutos arrancaron sin novedad en los onces de ambos equipos y con el mismo guión que en la primera mitad del encuentro. El Eibar volvió a salir volcado arriba tratando de hacer daño a un Levante, que tenía el partido justo donde quería.

Sin embargo, en esta ocasión, la suerte y la calidad del conjunto local hicieron por fin su aparición estelar de la noche. Una falta muy cercana al área visitante, botada de manera directa por Anaitz Arbilla en el minuto 50, logró perforar la red del guardameta Raúl y poner el 1-2 en el luminoso de Ipurua. Un golazo en toda regla, que traspasó la línea de la meta visitante tras rebotar en el larguero de la misma, rozando la mismísima escuadra.

La esperanza regresó para los jugadores de un Eibar que volvió a meterse en el partido de manera extraordinaria. La grada volvió a rugir. Los aficionados volvieron a ponerse de pie. Y el Levante volvió a sentir en su nuca la respiración de un depredador en forma de jugador del Eibar listo para morder a su presa en el momento menos esperado.

Decidió mover su banquillo José Luis Mendilibar en el minuto 59, dando entrada a Charles Días por el desaparecido Kike García. López Muñiz también hizo lo propio 6 minutos más tarde, en el 65, dando entrada a Boateng en sustitución del delantero Alex Alegría.

Una entrada por detrás y a destiempo de Dani García sobre Campaña hizo que el colegiado del encuentro le mostrara la cartulina amarilla en el 68. El baile de banquillos continuó en el 71, cuando el Levante sustituyó al lateral amonestado Ivi para dar minutos al joven Shaq, de 21 años. Mendilibar también decidió modificar el lateral de su escuadra, y sacó del terreno de juego a un Cote que fue de más a menos en el encuentro para hacer ingresar al mismo a David Juncá.

La escuadra armera casi podía oler la sangre de un Levante que no era capaz de retener las embestidas en ataque de los locales. Fue en el minuto 73 cuando la SD Eibar puso por fin las tablas en el electrónico de Ipurua. Takashi Inui disparó de manera potente un esférico que el guardameta Raúl no pudo más que dejar muerto en el centro del área, y que el recién ingresado Charles Días solo tuvo que reventar contra la red de la portería del Levante para poner el 2-2.

Sin embargo, el conjunto local no bajó los brazos en ningún momento y decidió ir de lleno a por un partido que en esos momentos solo tenía un color. Juncá tuvo la opción de matar el encuentro en un saque de esquina, pero remató por encima del larguero de la portería de Raúl. Sufrió el Levante durante los últimos 15 minutos de partido para no encajar más goles, hasta el punto en el que los jugadores visitantes comenzaron a hacer faltas sin sentido y a destiempo. Una de ellas costó la cartulina amarilla a Pedro López en el 81, cuando cortó una contra peligrosa de un Eibar que tras haber probado la sangre de su rival pareció no saciarse en absoluto.

Tanto esfuerzo en ataque pudo pasar factura a un conjunto local que recibió el susto por parte de Boateng, que remató de cabeza fuera un esférico que lamió el poste de la meta defendida por Dmitrovic. Sin embargo la respuesta no tardó en llegar, y Sergi Enrich a punto estuvo de mandar al fondo de la portería del Levante un disparo maravilloso que el guardameta Raúl acertó a despejar.

Mendilibar decidió entonces gastar todos sus cartuchos ofensivos, haciendo ingresar en el 87 a un Tiago Bebe que entró al césped por parte de Sergi Enrich, dispuesto a poner el marcador a su favor y lograr los tres puntos del encuentro. El Levante realizó también su última sustitución, haciendo ingresar a Doukhouré por el goleador Bardhi.

Los minutos finales del encuentro fueron intensos, con idas y venidas de dos equipos que pelearon hasta el final. Sin embargo, el gol no llegó para ninguno de ellos, y el encuentro finalizó con un empate a 2 que repartió un punto para cada equipo.

El susto del partido lo dio el medio centro Gonzalo Escalante, el cual tuvo que ser retirado en camilla al finalizar el mismo. Sin noticias de la razón por la cual no pudo abandonar el terreno de juego por su propios medios, queda esperar los resultados de las pruebas que se le practicarán en los próximos días.

La SD Eibar volvió a encontrar la senda del gol tras una larga sequía en liga. Por desgracia, estos no llegaron a tiempo de valer tres puntos, ya que los errores en defensa de la primera mitad condenaron al equipo a sumar un único punto que sabe a muy poco a la parroquia armera.

FICHA TÉCNICA:

EIBAR: Dmitrovic, David Lombán, Paulo, Arbilla, Capa, Cote (m.73 por Juncá), Dani García, Escalante, Inui, Kike (m.59, por Charles), Sergi Enrich (m.87 por Bebe).

LEVANTE: Raúl, Chema, Lerma, Bardhi (m.87, por Doukhoure), Morales, Ivi (m.71 por Shaq), Postigo, Alegría (m.65, por Boateng), Pedro López, Luna, Campaña.

GOLES: 0-1, m.34, Morales; 0-2, m.36, Bardhi; 1-2, m.50, Arbilla; 2-2, m.73, Charles,

ÁRBITRO: Javier Alberola Rojas (Comité Manchego)

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!