Lunes, 4 de diciembre de 2017

¿Y era así como queríamos ganar títulos?

REAL SOCIEDAD 2-3 LLEIDA. LA CRÓNICA

Foto: Julen Pascual

Foto: Julen Pascual

Queríamos aspirar a ganar títulos. Llegar lejos disfrutando. Mantener la superioridad durante los 90 minutos que duran los partidos. Confiar en lo que se está haciendo bien. Que los jugadores que menos minutos tienen demuestren que están preparados. Respetar al rival. Vivir grandes noches de Copa… bueno. Pues esas noches se acabaron. La Real se empachó con una sola y dijo adiós a esta bonita competición a las primeras de cambio y de manera sonrojante.

Sí. Los de Eusebio se dejaron remontar no solo el 0-1 de la ida en Lleida, sino que dejaron escapar la ventaja de dos goles que consiguieron en la primera mitad, en su casa, y con todos los respetos, ante un Segunda B. El Lleida se quitó su mochila en la segunda parte viendo que lo tenían todo perdido, y su orgullo les llevó a estar en octavos. Eliminatoria en la que no estarán los nuestros pese a ser de Primera.

El técnico txuri urdin insistió en la víspera del encuentro que la Real ya había sufrido sorpresas negativas en el torneo del K.O., y que eso debía servir de experiencia. Había avisado que la Real tenía “mucho que ganar” y que esta era una competición que gustaba e ilusionaba mucho. Han pasado poco más de 24 horas… y la Real está en la calle. Ya no podrá disfrutar de esas emocionantes noches en las que tienes en tu mano la posibilidad de vivir noches de fútbol emocionantes en las que, a doble partido, todo es posible y puedes incluso eliminar a un grande. ¿Y qué decir del sueño de la afición de volver a estar en una final? Otra vez más, su ilusión de vivir momentos mágicos quedó pisoteada.

Lo que más duele es que la derrota llegó después de que los txuri urdin completaran una buena primera parte y de que pareciera que dejaba sentenciado su pase a los octavos de final con un equipo de garantías pese a las rotaciones.

Salieron con ganas los blanquiazules y moviendo rápido y bien el balón. Dispusieron de varios saques de esquina hasta que por fin Llorente, después de muchos córners y llegadas por la banda, cabeceara al fondo de la red un cabezazo de Vela al área. Quinto gol del central madrileño que se está destapando esta temporada en esa faceta goleadora.

El gol de la Real parecía echar abajo las ilusiones que pudiera traer el Lleida de remontar la eliminatoria, que necesitaba dos goles de diferencia para superar a los txuri urdin. Algo que parecía imposible. Además, a medida que avanzaban los minutos las fuerzas del conjunto de Albadalejo comenzaban a menguar y Anoeta se les empezaba a hacer un campo demasiado ‘grande’. Por si no fuera suficiente, la Real hizo el segundo tanto en el minuto 33 tras un buen pase en largo de Llorente a Juanmi, que se desmarcó y controló, regateo al portero y estableció el 2-0. Golazo importante para el malagueño, que se reencontraba de nuevo con su presa favorita, el gol. El Lleida necesitaba tres goles…

Con el 2-0 a favor de la Real terminó la primera parte. Unos primeros 45 minutos en los que la Real impuso su superioridad jugando casi a medio gas, ante un Lleida voluntarioso cuyas fuerzas terminaron en cuanto encajaron el primer gol.

Segunda parte, increíble pero cierto

Lo que pasó en la segunda parte es algo a lo que me cuesta ponerle un calificativo. La Real saltó sin tensión, sin hambre. Como si solo hubiera que esperar a que pasaran los minutos y que el árbitro pitara el final del encuentro para irse a casa tranquilos con los deberes hechos. Cuando esto sucede comienzan a surgir las dudas de quién ha sido el responsable. Y sí, claro que el entrenador tiene parte de culpa por no lograr que sus hombres sean capaces de estar metidos en el partido los 90 minutos, pero no es el único. Y ya va siendo hora de que los futbolistas también asuman su parte de culpa. Al final son ellos los que salta al césped y los encargados de tener su cabeza metida en la eliminatoria por mucho que enfrente haya un rival que no motive tanto como un conjunto de Europa o el Atlético de Madrid contra el que se enfrentarán el próximo sábado. Pues resulta que enfrente estaba el Lleida, y resulta que ese equipo de Segunda B al que se le daba por eliminado nos hizo tres goles y será quien juegue los octavos de final mientras tú te quedas en tu casa pasando envidia por la televisión y preguntándote ‘por qué’.

El 1-2 llegó en el minuto 56. Lo que podía parecer mala suerte y quedarse en anécdota se convirtió en el preámbulo de una noche de terror. Solo habían pasado tres minutos cuando Toño cometió un penalti sobre un jugador ilerdense. El Lleida no falló y el marcador reflejaba un 2-2. Run run, nervios, el reloj que empezaba a avanzar lento… y mientras que un Lleida soñaba con lo que parecía imposible, los blanquiazules comenzaron a recibir a los ‘fantasmas’ del pasado que les avisaban que rondaban por allí. Getafe, Girona, Las Palmas… y el susto se convirtió en pesadilla pese a que Eusebio había dado entrada ya en el terreno de juego a futbolistas titulares para tratar de frenar lo que nadie quería llegar a creerse. La tragedia se concretó en el minuto 87, con el 2-3 del conjunto visitante que dejaba sin margen de maniobra a la Real Sociedad para evitar el desastre.

El partido terminó. Los txuri urdin están en la calle.

¿Y ahora qué? Está claro que a partir de este momento la Copa ya es cosa del pasado, pero eso debe servir también para aprender de una vez por todas de los errores y dejar de ser un equipo que parece estar siempre de Black Friday a la hora de encajar goles. Por otro parte, y por mucho que nos duela, hay jugadores que no están en estos momentos ya para jugar, más incluso, ni siquiera como para entrar en una convocatoria. Y uno de ellos es Carlos Vela. Hace tiempo que el mexicano ya tiene su mente en la MLS, así que lo mejor es dejar que su hueco lo ocupen futbolistas que sí van a estar en la Real Sociedad en un futuro.

Es una noche dura. Lo mejor es que llegue mañana para pensar en frío y entonces analizar con la mente despejada qué urge cambiar de una vez por todas. A la Real ‘solo’ le queda ya la Liga y Europa. No queremos volver a pasar por lo mismo. Al menos no tan pronto.

FICHA TÉCNICA:

Real Sociedad: Rulli, C. Martínez, Llorente R., Raúl Navas, De la Bella, R. Pardo (Zurutuza, min.61), Canales, X. Prieto (cap) (Zubeldia, min.55), Carlos V., Juanmi y Bautista (Oyarzabal, min.79).

Lleida Esportiu: Diego Rivas, Aitor, Musa, Valiente, Eneko, Trilles, Javi López, Manu Molina, Nierga, Jorge Félix (Pumar, min.66) y Martínez (Andriu, min.90).

Goles: 0-1: Llorente R. 0-2: Juanmi, min.34. 1-2: Aitor, min.56. 2-2: Manu Molina, min.59. 2-3: Trilles, min.87.

Árbitro: Martínez Munuera. Ha amonestado al local Zubeldia y al visitante Manu Molina.

Asistencia: 8.819 espectadores.

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!