Sábado, 18 de noviembre de 2017

Juan Felipe decide cuándo, cómo y por dónde

Análisis del FK Vardar, próximo rival de la Real Sociedad en la Europa League.

vardar

FOTO: Sportske

El fútbol macedonio ya no es lo que era. La globalización en el deporte rey ha hecho que algunas selecciones de países con menos tradición futbolística evolucionen a pasos agigantados y, aunque Macedonia aún esté lejos de completar una gesta como la de Islandia, la realidad es que su nombre como selección está sonando cada vez con más fuerza. Sin ir más lejos, hace dos semanas el combinado de Igor Angelovski empató a uno ante toda una Italia en el Olimpico de Turín, el pasado verano vimos como su Sub-21 dejó un gran sabor de boca en el Europeo de Polonia a las órdenes Milevski, y en algunas de las ligas más poderosas del viejo continente, jugadores macedonios como Enis Bardhi, Trajkovski o Nestorovski se están haciendo un hueco. Goran Pandev ya no es el único conocido.

A nivel local, en su competición doméstica, el Fudbalski Klub Vardar es el equipo más laureado. Lo es porque es uno de los conjuntos de la capital del país (Skopje), porque juega en el estadio de mayor categoría de Macedonia —el Filip II— y porque es el club que más veces ha salido campeón de la 1. MFL. Desde su fundación —en 1992 cuando la República de Macedonia se independizó de Yugoslavia—, el Vardar ha ganado un total de 10 ediciones y ha dominado de cabo a rabo las últimas dos, en las que de la mano de Goce Sedloski han vuelto a establecer una hegemonía que a día de hoy solo amenaza el Shkëndija, pues lidera la clasificación actualmente, aventajando en hasta 11 puntos al FK Vardar que no ha podido ganar ninguno de los tres partidos (vs Sileks, Rabotnicki y Pobeda) que ha disputado desde que perdiese ante la Real por 0-6.

Sin embargo, Sedloski ya no ocupa el banquillo del Vardar. La eliminación del cuadro macedonio a manos del Copenhague en la segunda ronda previa de la Champions League, catapultó su marcha después de caer dos años consecutivos en esa fase preliminar, y en su lugar llegó Čedomir Janevski. Un entrenador con pasado como futbolista en el Vardar, de amplia experiencia internacional —ha entrenado en lugares como Chipre, Bélgica, Serbia o los Emiratos Árabes Unidos— y que en su día fue seleccionador nacional. Con él, el cuadro de Skopje sí superó la previa de la Europa League. Lo hizo a lo grande, eliminando a un renovadísimo Fenerbache que perdió los dos partidos; en el Filip II (2-0) y en el Şükrü Saracoğlu (1-2). Y así es como el Vardar accedió a una Europa League en la que quedó encuadrado en el mismo grupo que la Real Sociedad.

ESTILO DE JUEGO

En lo relacionado a lo futbolístico, Janevski está demostrando que tiene muy claro cuál es su once tipo en Europa. En los dos encuentros que ha disputado hasta la fecha, el técnico macedonio ha puesto en liza dos equipos muy similares en los que tan solo ha variado la posición del central y el lateral izquierdo.

XI tipo Vardar

Eso sí, lo que está penalizando sobremanera al FK Vardar es el nivel que está mostrando en defensa. El actual campeón de la 1. MFL no está siendo solvente en ese sentido y es por ello que es uno de los conjuntos más endebles de la competición en esa fase del juego. Tiene una media de cuatro goles recibidos por partido, lo que hace que sea el equipo más goleado de la Europa League. Aunque más que asociar este último dato a la calidad propia de sus jugadores, lo cierto es que esta debilidad defensiva tiene más que ver con la actitud que el Vardar demuestra cuando no tiene el balón.

Los de Čedomir Janevski tienden a ser un equipo bastante contemplativo una vez pierden la bola. Sus futbolistas no son especialmente agresivos a la hora de recuperar la misma ni tampoco meten la pierna con especial vehemencia. Y esto, unido a que muchas veces el bloque al completo no empuja al unísono, hace que su rival se encuentre con espacio entre líneas que puede y debe aprovechar.

Vardar entre líneas

Además, en situaciones puntuales cuando ya el contrario ha sido capaz de llegar a ¾, el Vardar está teniendo algunas lagunas defensivas cerca del área que le han costado goles en contra. Contra el Zenit de San Petersburgo lo pudimos ver especialmente, cuando entre Kokorin y Dzyuba, se bastaron para sentenciar el choque en poco menos de 40 minutos.

Mal en defensa

En ataque, el Vardar es muy conocedor de quien es el jugador que está llamado a marcar las diferencias y todo su juego ofensivo está supeditado a Juan Felipe. Un mediapunta brasileño que en el 1-4-2-3-1 de Janevski no responde al perfil de mediapunta que solo interviene para dar el último pase. Juan Felipe es bastante más que eso, porque si bien es cierto que hay ocasiones en las que aparece en la zona correspondiente al mediapunta, su entrenador le ordena que baje mucho a recibir a la altura del doble pivote para colaborar en la construcción. Es un movimiento que repite mucho durante los partidos, y que le da libertad a uno de los futbolistas de ese doble pivote —sobre todo a Nikolov, quedándose muchas veces Gligorov como único mediocentro—.

La importancia de Juan Felipe

Sus hombres de banda son dos de los fijos de Čedomir Janevski. Tanto Jigauri como Blazevski actúan como extremos en este Vardar, aunque es muy común verles intercambiarse de costado. Mientras tanto, la referencia del equipo macedonio arriba es Tigran Barseghyan. El internacional armenio, con pasado como extremo —así jugó ante el Shkëndija el fin de semana y ante la Real en el choque en el Filip II—, cumple con las funciones de un “9” bastante móvil que le permite al FK Vardar contragolpear cuando ceden la iniciativa al rival.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!