Martes, 21 de agosto de 2018

PRIMER EQUIPO

Mismo sitio, distinto lugar

DESDE SEVILLA VEO LA CONCHA

Foto: Karlos Aginaga

Foto: Karlos Aginaga

Así se llama el último disco de Vetusta Morla, un grupo de música cuyas letras en la mayoría de las ocasiones invitan a la imaginación y a la libre interpretación de cada uno. Sin embargo, mismo sitio distinto lugar me suena, me es reconocible, muchas veces he pensado esa misma frase o al menos he sentido esa sensación.

El sábado volvemos a visitar el Vicente Calderón, bueno, el Wanda Metropolitano. Mismo sitio distinto lugar, a eso me refería. Apenas faltan unos días para que se cumplan diecisiete años de su asesinato y cada ocho de diciembre o bien en cada visita al campo colchonero, sea en la fecha que sea, se nos abre de nuevo la herida. Una herida que nunca se terminará de cerrar.

Zeus castigó a Prometeo encadenándolo en lo alto de una montaña y cada día le mandaba un águila para que le devorase el hígado. Después el hígado crecía de nuevo y el águila volvía de nuevo al día siguiente; así el sufrimiento era inmenso y eterno. A nosotros unos malnacidos nos arrebataron a uno de los nuestros, un txuri-urdin de bien que disfrutaba viajando con su Real. Cómo hubiera disfrutado en aquel desplazamiento a Vigo del que volvimos todos rotos pero orgullosos. O a Lyon, celebrando aquel golazo de Griezman. O a Manchester, donde la afición realzale dio todo un ejemplo a Europa de civismo y fidelidad. Qué pena. Qué horror.

Durante muchos años se bailó sobre su tumba, profanando su memoria a base de cánticos que una parte de ese campo se afanaba en repetir bajo el amparo de la inmunidad que da la pasividad de quienes tienen el poder necesario para no tolerar y castigar esa falta de respeto y humillación púbica.

Como decía antes, cuando llega la maldita fecha o toca jugar el partido en casa del conjunto rojiblanco, se me hace muy difícil, por no decir casi imposible, hablar de fútbol. Que sí, que nos vendrían muy bien los tres puntos pero es tal el desasosiego que me irradia todo lo relacionado con este partido que casi lo tengo borrado del calendario. Este sábado, por diferentes circunstancias, no estaré en disposición de verlo por la televisión, y como durante estos últimos dieciséis años, miraré el reloj y cuando crea que ya haya terminado, buscaré el resultado y poco más.

Mismo sitio distinto lugar. Desde hace casi diecisiete años Aitor ve los partidos de la Real desde un sitio privilegiado, da igual que sea en Anoeta que en Noruega. El sábado también lo verá y aunque no reconozca el estadio, cuando nos vea todos sangrando de nuevo y devorados por los mordiscos del pasado, seguro que le sonará de algo ese distinto lugar. Beti Gogoan, Aitor.

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!