Miércoles, 22 de agosto de 2018

PRIMER EQUIPO

Que el adiós de Vela sea una fiesta en el marcador

REAL SOCIEDAD-SEVILLA. LA PREVIA

Foto: Karlos Aginaga

Foto: Karlos Aginaga

La Real no está para fiestas, pero le ha caído una en el peor momento y ante el peor rival (miércoles, 21.30, Anoeta, beIN La Liga). El equipo txuri urdin está obligado a despedir a Carlos Vela, uno de los extranjeros más importantes de su historia, como se merece, pero la fiesta tiene que ser en el campo. No será fácil que el Sevilla sea un convidado de piedra, pero hay que superarle. Y no está la Real en la mejor de sus rachas, sumando cinco partidos sin ganar en la Liga, con una despedida cuestionable de la primera fase de la Europa League y con una sonrojante eliminación copera a sus espaldas. Pero hay que ganar. La fiesta a Vela no tiene que ser la que, se dice, se había preparado en Madrid tras el partido en el Wanda Metropolitano para aprovechar un día de fiesta. La fiesta ha de ser sobre el césped de Anoeta y en su marcador. Porque si no, habrá poco margen para fiestas. El descenso estará más cerca que Europa aunque la distancia pueda ser pareja. Y la crisis se habrá prolongado ya demasiado.

Eusebio ha dejado más dudas que otra cosa en la víspera del encuentro, porque ha explicado que hay algún jugador con molestias, sin aclarar quién o quiénes, y ha confeccionado una convocatoria de 19 jugadores, de la que habrá un descarte antes del encuentro. Aunque cuentan ya con el alta médica, y como era previsible, el técnico realista no ha querido incluir en la lista a Guridi y Agirretxe, que contarán ya a partir del año nuevo. Junto a ellos verán el partido en la grada los tocados Carlos Martínez y Kevin Rodrigues y el descarte habitual, Rubén Pardo, de cuya salida en enero ya se está hablando, seguramente en forma de cesión aunque realmente sea algo absurdo si se piensa seguir contando con Eusebio para un futuro más o menos largo. Los que regresan, a la espera del descartado, son Elustondo y Bautista.

Es previsible que Eusebio saque todo lo que tiene, y la duda es si el homenaje a Vela antes del partido y en el minuto 11 se coronará con la titularidad. Rulli estará en la portería, con Iñigo Martínez y Llorente como centrales, a los que escoltarán en las bandas Odriozola y De la Bella. Lo más probable. Si se repite el once que jugó en San Mamés, que es el equipo tipo de Eusebio ya con certeza, saldrían Illarramendi, Zurutuza y Xabi Prieto en el centro del campo y Januzaj, Oyarzabal y Willian José en punta. Da la impresión de que podría haber alguna sorpresa, incluso teniendo en cuenta que este es el último partido del año, pero es difícil aventurar cuál sería. A la espera de esa decisión de Eusebio y de saber qué jugador se queda en la grada, presumiblemente un atacante, el resto de la convocatoria la forman Toño Ramírez, Elustondo, Navas, Zubeldia, Canales, Vela, Juanmi y Bautista.

La clasificación dice que, pese a la crisis de resultados en la que vive la Real, no hay nada perdido todavía. El equipo es undécimo, sí, pero a solo cuatro puntos de Europa. El descenso, eso sí, está a ocho. El Sevilla es quinto con 29 puntos, con un margen de seis sobre el séptimo y a solo dos de las plazas Champions que cierra el Real Madrid. El equipo txuri urdin está obligado a enderezar su rumbo en Anoeta, donde apenas ha logrado nueve puntos, dos victorias y tres empates, y ha ganado uno de sus siete últimos partidos de Liga, porque solo Alavés y Las Palmas han sumado menos como locales. El Sevilla, en todo caso, no es el visitante más fiero. Es verdad que ha ganado tres partidos, pero ha perdido los otros cinco y solo cinco equipos han marcados más goles lejos de sus estadios. Mientras la Real lleva cinco jornadas sin ganar y apenas ha logrado tres de los últimos quince puntos, el Sevilla suma dos partidos sin victoria y con un punto de seis posibles.

Han sido 78 ya los precedentes en partido liguero celebrado en San Sebastián, todos ellos en Primera División, y el balance es bastante favorable a la Real. El equipo txuri urdin ha logrado 34 victorias por solo siete del sevillano, con 17 empates para completar la estadística. En Anoeta también hay ventaja para la Real, con nueve victorias, cinco empates y cuatro derrotas, y esos datos son parecidos a los que se han dado desde el ascenso realista de 2010, acumulando cuatro victorias y un empate, por solo dos triunfos del Sevilla. El 5-0 de la temporada 1949-1950, con goles de Epi, Caeiro, Basabe y dos de Pérez Payá es la goleada más contundente conseguida ante el Sevilla. Por su parte, el conjunto andaluz logró su triunfo más rotundo la pasada temporada, la 2016-2017, cuando se impuso por un claro 0-4 que superó el 1-3 de la temporada 2006-2007.

Efectivamente, la última vez que se vieron las caras Real y Sevilla el triunfo fue nítido para los visitantes. Fue una derrota justa, porque el Sevilla demostró una fortaleza y una contundencia asombrosas, pero el resultado fue muy abultado y duro para una Real que rompió así una racha de quince partidos ante este rival marcando al menos un gol. Y eso que los de Eusebio no arrancaron mal, pero a los 25 minutos un mal despeje de Rulli permitió a Ben Yedder hacer el 0-1. A partir de ahí, todo fue cuesta arriba. Cuatro minutos después, otra mala intervención en defensa, esta vez de Yuri, acabó con el segundo tanto del delantero sevillista. Para terminar de rematar la debacle en la retaguardia, un despeje fallido de Elustondo que Sarabia hiciera el 0-3. Con el partido ya completamente muerto, en el minuto 83, Ben Yedder se coló entre los centrales como un cuchillo y firmó su hat-trick y el 0-4 definitivo.

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!