Lunes, 19 de noviembre de 2018

SEMILLAS | Brotes entre la maleza

Todo el que disfruta cree que lo que importa del árbol es el fruto, cuando en realidad es la semilla. He aquí la diferencia entre los que creen y los que disfrutan.
Friedrich Nietzsche (1844-1900) Filosofo alemán.

 

Fuente: sport.es

Fuente: sport.es

Todo lo que hemos vivido en estas últimas semanas es completamente contrario a lo que esperábamos de esta temporada con tres competiciones. Sin resultados ni en liga, ni en copa ni en Europa League. Además, el paso del Zenit nos dejó las peores miserias del fútbol.

Estaba dispuesta a soltar sapos por la boca al escribir este artículo narrando cómo ayer un guarda de seguridad me soltó un buen discurso razonando sobre el por qué me quitaba el tapón del botellín de agua. “Es necesario que lo hagamos. Es un arma peligrosa y si la lanzas llena puedes llegar muy lejos” Me dice a mi, con mi metro cincuenta mal medido y mi pinta de Ultra chungo.

Una señora que venía detrás, lo escuchó e intervino diciendo que ella jamás volvería a abrir el bolso mientras “a otros” se les permita todo. Fuegos artificiales en la grada. Fue la gota que colmó el vaso de una jornada bochornosa. No tanto por el juego sino por todo lo demás.

Hoy no venía a contaros cómo pasé miedo en mi propia casa. ¡Joder! En nuestra casa. Si de algo presumo entre mis amigos futboleros de fuera de Donosti es de tener un campo tranquilo donde se puede disfrutar de una previa sin altercados. Llamadme exigente porque hacía tiempo que no se vivían hechos similares. Pero yo soy de las de tolerancia cero con los comportamientos antideportivos.

Hoy quiero dejar al lado todo lo que sentimos. La rabia y la frustración. El cabreo infinito de la eliminación copera. La falta de gol. Ser almas errantes con luces que brillan mucho y sobras que lo cubren todo. No quiero hablaros de malas rachas ni de copas rotas.

Hoy vengo a hablaros de semillas. Si. Mientras navegaba en ese mar de sabiduría, encontré la frase de Nietzsche que encabeza este escrito. Creo que no pude encontrar nada que ilustrara mejor el mensaje que hoy quiero transmitiros. El disfrute máximo del fútbol es el gol. Salir de tu estadio después de haber visto cómo los tuyos obtenían el premio a su esfuerzo. Una remontada in extremis. Disfrutar es la quintaesencia del placer. Pero nada de todo eso es posible sin una semilla que lo hiciera brotar.

Ayer llevé a mi sobrino de cuatro años a Anoeta por primera vez. Yo iba nerviosa porque él no presta mucha atención al fútbol y es de esos que elijen siempre a los animales que ganan. A mi me deja a los gatitos bebés y él se pide siempre al tigre. Tenía miedo de que una derrota de la Real hiciera que su escaso interés por el fútbol se tiñera de blanco. O de blaugrana.

Me miró con el 0-2 y me dijo ‘Kistina, ¿por qué si los errealas tienen siempre el balón no meten goles? ¿Pero la Real gana siempre, verdad? A lo de la falta de gol no supe contestarle. Simplemente le dije que no. Que la Real no gana siempre. Pero que nosotros vamos a animarles siempre porque sólo animando y estando a su lado conseguiremos disfrutar.

No sé si lo entendió bien o no, pero hoy ha ido a la Ikastola con la revista de ‘Anoeta’ y les ha cantado a sus compañeros eso de “bat, bi, hiru, lau, bost, sei, zazpi, REAL”. “Kistina, quiero volver a Anoeta” A mi se me saltaban las lágrimas.

Porque en sus ojos vi nacer una ilusión. Y es maravilloso que pasara después de una derrota como la de ayer.

Algún día me preguntará desde cuándo es de la Real y podré decirle que un domingo que perdimos contra el colista después de una semana para olvidar, él desafió a lo imposible y se hizo Txuriurdin.

Hoy podría cagarme en todo, maldecir y echar pestes por la boca. Pero fui testigo del nacimiento de un nuevo aficionado de la Real. Como tú. ¡Y fue precioso!

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!