Domingo, 16 de diciembre de 2018

La Real se inmola en Europa

SALZBURGO 2-1 REAL SOCIEDAD. LA CRÓNICA DE LA EUROPA LEAGUE

Foto: @RealSociedad

Foto: @RealSociedad

La Real Sociedad se inmoló en Europa. Ella sola, sin apenas ayuda del Salzburgo que fue quien le apeó de esta competición. 2-1 en el partido de vuelta. A casa. Adiós a la competición europea.

Sin generar peligro en área contraria, concediendo las mismas facilidades de siempre en defensa, y esta vez, por si fuera poco, con una jugada incalificable por parte de Raúl Navas que dejó al equipo con 10 hombres con casi 20 minutos por delante teniendo que remontar el encuentro. Incalificable porque todavía sigo dándole vueltas a qué puede llevar a un jugador de su veteranía y experiencia a ver la segunda amarilla en una jugada que pudo haber evitado perfectamente ya que no entrañaba ningún peligro.

En tres minutos fatídicos la Real Sociedad perdió al defensa sevillano, encajó un gol de penalti y perdió a Rulli por lesión. Es cierto que previamente apenas había inquietado la portería del portero Walke del Salzburgo, pero por lo menos quedaba la esperanza de que en cualquier jugada podía hacerse un gol, con uno era suficiente para estar en octavos. Y este equipo tiene carencias, pero no son precisamente a la hora de marcar goles. No fue así. Y los casi 2.000 seguidores que se desplazaron hasta tierras austriacas  se vuelven de vacío después del esfuerzo de desplazarse hasta allí para arropar a los suyos. Vosotros sois los mejores. Se podía perder, pero en ningún momento la Real dio sensación de ser un equipo superior al Salzburgo, que solo necesitó orden y rigor táctico para estar en la siguiente fase.

La pregunta vuele a ser… ¿y ahora qué? Comenzó la temporada con unos objetivos muy ambiciosos, algo que se echaba de menos otras temporadas y que nos creímos todos. Volver a estar en Europa e incluso intentar hacerlo entre los cuatro primeros, hacer cosas bonitas en la Copa del Rey, disfrutar en Europa League, una competición que encaja en las características de la Real… en definitiva, y la frase la pronunció el propio Eusebio, “no marcarnos límites”. Pues bien. Estos han llegado solos. No hace falta recordar que en Liga el equipo de momento está en tierra de nadie, que en Copa caímos ante un Segunda B a las primeras de cambio, y que en la primera eliminatoria de Europa League también nos hemos quedado en la calle. Con lo que costó llegar hasta aquí…

¿Qué motivación encontrar de aquí al final? Van a ser unos meses muy muy largos.

Primer tiempo igualado

La Real Sociedad salió al césped del Red Bull Arena con Rulli; Odriozola, Aritz, Navas, De la Bella; Illarramendi, Canales, Zurutuza; Januzaj, Oyarzabal y Agirretxe.

Los primeros minutos del encuentro transcurrieron sin un dueño claro. La Real Sociedad debía darle la vuelta a la eliminatoria, pero con 90 minutos por delante tampoco se podía perder la cabeza desde el primer instante y empezar a correr detrás de cada jugador del Salzburgo, Hacía falta tener cabeza.

Durante los primeros 5 minutos no sucedió nada. Pero solo dos minutos después Oyarzabal tuvo en su cabeza el 0-1 tras un balón que robó Zurutuza. El centro del de Rochefort lo cabeceó el eibarrés dirigiéndolo al palo largo, pero este pegó en el larguero y se marchó fuera. El portero estaba vendido. Cuando hay que ganar no se pueden perder estas ocasiones, pero era importante meter miedo en el cuerpo de los austriacos.

Y en la primera ocasión que tuvieron los de Marco Rose… la clavaron. Demasiado fácil. Una llegada, un gol. Lainer aprovechó la posición adelantada de De la Bella, la defensa realista basculó y el centro fue rematado por Dabbur. Seguían haciendo falta dos goles, pero la cosa pintaba fea.

El tanto no cambiaba el guión del partido. El Salzburgo seguía fuerte e  intenso, y no se metía a tras a defender. A la Real le costaba salir de esa presión.

Canales metió un buen centro pero no encontró rematador. La primera parte se asemejaba al primer tiempo de la ida en Anoeta, en el que un teóricamente inferior dominaba y lograba que la Real cayera en su trampa.  Asier Illarramendi tenía que bajar mucho para iniciar las jugadas.

En el ecuador de la primera parte el choque entró en una fase de calma, en la que ni Real ni Salzburgo creaban peligro.

Hasta entonces, los hombres de Eusebio no lograban hacer su partido. Uno de los problemas es que el centro del campo realista no aparecía, y que Oyarzabal y Januzaj no lograban intervenir en el juego.

Januzaj protagonizó una buena jugada al marcharse de todos los que le salieron al paso. Se la dio a Odriozola, pero su centro lo despejó la zaga austriaca.

En el minuto 27 llegó el ansiado gol del empate de la Real que volvía a traer esperanza. Saque de esquina y Navas, con un magnífico y preciso cabezazo, establecía la igualada.

El partido estaba resultando muy intenso y de batalla, pero de poco fútbol.

Antes del descanso Yabo probó el disparo desde la frontal, este se envenenó al pegar en un defensa realista pero Rulli estuvo atento a atraparlo.

Con el 1-1 se llegó al descanso. Primera parte muy igualada en la que el Salzburgo se adelantó en la primera oportunidad que tuvo precedida de un error en la salida que pilló a la Real descolocada, y Dabbur solo tuvo que empujarla al fondo de la red. El tanto hizo daño a los txuri urdin, al que le costó reaccionar. El gol de Navas a la salida de un córner fue muy importante para llegar al descanso con opciones. No obstante, y con solo 45 minutos ya por delante, no había mucho tiempo para seguir especulando. Tocaba dar un paso adelante.

Expulsión de Navas, penalti y lesión de Rulli

Tras el descanso, Llorente sustituyó a De la Bella.

A los tres minutos de la reanudación, Rulli tuvo que emplearse a fondo para evitar el 2-1 después de otro balón perdido en la salida. Ningún jugador de la Real Sociedad fue capaz de tapar el chut de Schlager, y el meta argentino salvó a la Real del segundo.

La Real concedía muchas facilidades en los remates al Salzburgo.

El partido seguía sin ser bonito y la Real seguía sin imponerse. Los dos equipos acumulaban errores. Los austriacos apretaban mucho. Había intensidad pero no brillantez. Un partido malo al que además no ayudaba el estado del césped. Los de Marco Rose defendían bien y estaban incansables en la presión. La Real, por su parte, no lograba hilvanar fútbol y tampoco generaba peligro.

El crono corría y había que asumir riesgos de una vez. Pero los blanquiazules no inquietaban a Walke.

Fue entonces cuando llegó el minuto fatídico para los de Eusebio. No pudo haber más desgracias en tan poco tiempo. Para empezar, inexplicable lo de Navas. Que un jugador de su experiencia viera la segunda amarilla en una jugada así es como para que no vuelva a jugar durante mucho tiempo. Dejó a su equipo con 10 hombres a falta de 18 minutos para terminar el partido, y habiendo en juego un pase a los octavos de final de la Europa League.

Después… el segundo gol para el Salzburgo. Rulli derribó a Hwang, y el colegiado pitó penalti. Berisha, que había salido en el segundo tiempo, no falló desde los 11 metros, y eso que el argentino adivinó la trayectoria del balón. Para colmo de males, Rulli se lesionó en esa jugada y tuvo que salir Toño.

Bastaba un gol para igualar la eliminatoria, pero con 10 hombres y con dos cambios obligados por lesiones, parecía una quimera. La Real no se había acercado en toda la segunda parte a la portería rival, y este cúmulo de desgracias hizo que se le apagaran las pocas luces que le quedaban. Equipo cansado e incapaz de generar fútbol.

Un gol de la Real Sociedad provocaría la prórroga. Pero sin llegar ni siquiera a asustar la meta contraria parecía imposible. Ni siquiera se había lanzado un córner en todo el segundo tiempo.

En los minutos finales, el Salzburgo dejó de conducir la pelota para jugar a pocos toques. Januzaj estuvo cerca de marcar el empate a dos, pero el portero Walke estuvo atento y colocado para despejar el lanzamiento.

El árbitro descontó cinco minutos. Cinco minutos para intentar prolongar el sueño europeo. Pero fue imposible.

La Real queda eliminada de Europa y con una temporada por delante que se va a hacer muy larga. Es difícil encontrar motivaciones ahora para lo que resta de campeonato. Al público no se le puede pedir más. Esto ha sido la puntilla. Va a ser duro afrontar lo que queda y encontrar una motivación para los meses que vienen por delante más allá del sentimiento hacia unos colores. Fin de ciclo. Fin a las ilusiones que había esta temporada.

FICHA TÉCNICA

Salzburgo: Walke; Lainer, Ramalho, Onguene, Ulmer; Yabo (Berisha min. 61’), Samassekou, Haidara; Schlager; Hwang y Dabbur.

Real Sociedad: Rulli (Toño min. 77’); Odriozola, Aritz, Navas, De la Bella (Llorente min. 46’); Illarramendi, Canales, Zurutuza; Januzaj, Oyarzabal y Agirretxe (Bautista min. 70’).

Goles: 1-0 Dabbur (min. 9’); 1-1 Navas (min. 27’); 2-1 Berisha (pen. Min. 74’).

Árbitro: Sergei Karasev (Rusia). Amonestó con tarjeta amarilla a los jugadores locales Schlager y Dabbur, a Illarramendi por parte de la Real Sociedad, y expulsó a Raúl Navas por doble amonestación.

Incidencias: Encuentro de vuelta de los dieciseisavos de final de la Europa League dispitado en el Red Bull Arena de Salzburgo.

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!