Domingo, 16 de diciembre de 2018

Los argumentos del RB Salzburg

Análisis del RB Salzburg de Marco Rose.

FOTO: Getty Images

FOTO: Getty Images

El RB Salzburg llega a la eliminatoria ante la Real Sociedad en mejores condiciones que cuando se realizó el sorteo allá por el mes de diciembre. Si cuando se supo que el conjunto txuri-urdin se tendría que enfrentar al campeón austríaco, el Salzburg iba segundo en la Bundesliga por detrás del Sturm Graz, ahora ha conseguido revertir esa situación. El equipo de la marca Red Bull es actualmente el líder de la competición doméstica tras haber encadenado dos victorias seguidas (contra el Admira y el Rheindorf Altach) después de su stage invernal en el sur de España y en Gibraltar. Donde disputó dos algunos amistosos en Coín (Málaga) y en La Línea de la Concepción.

Pese a que en la Bundesliga austríaca al conjunto de Marco Rose le ha costado arrancar, en la Europa League logró clasificarse como primero del I. Sumó un total de 12 puntos, quedó por delante del Olympique de Marsella, y lo que es mejor es que lo hizo como la escuadra menos goleada de la segunda competición más importantes de clubes en Europa. Tan solo el Vitória Guimarães perforó la red de un Alexander Walke que, evidentemente, es el guardameta menos goleado de la Europa League hasta la fecha.

El Salzburg llega a Anoeta como el equipo menos goleado de la Europa League (1 gol encajado).

Sin embargo, el Red Bull Salzburg no responde al estereotipo del típico equipo que encaja pocos goles porque repliega muy bajo y defiende a ultranza su meta, sino que destaca más bien por ser un conjunto con una propuesta camaleónica que, desde luego, le está sirviendo para adaptarse a las exigencias de la Europa League. Rose pretende que los suyos sepan competir en los diversos escenarios que se pueden dar dentro de un partido de la fase de grupos o en las eliminatorias. Y para hacerlo, el técnico alemán cuenta con una plantilla en la que prima la juventud —están algunos de los futbolistas que ganaron la última Youth League—, pero en la que también hay jugadores más experimentados que han vivido los últimos éxitos del Salzburg en la Bundesliga de su país.

Marco Rose apuesta la mayoría de veces por un mismo sistema. El 1-4-3-1-2 es el dibujo que más ha puesto en práctica en esta UEFA Europa League, y en base a ese sistema que en la Liga utiliza por ejemplo el Villarreal, Rose encaja a todos sus futbolistas. Muchos de ellos como Dabbur, Cáleta-Car, Ulmer, Berisha, Haidara, Lainer o Samassékou son fijos para su entrenador, mientras que los Wolf —que ha estado lesionado últimamente—, Gulbrandsen, Schlager, Minamino y Hwang Hee-Chan alternan más las titularidades con las suplencias.

Salzburg XI tipo vs Vitória

El funcionamiento del citado esquema le permite al Salzburg aglutinar a mucha gente por dentro —carril central y pasillos interiores—, con la propósito de tener superioridad numérica en esas zonas y deja las bandas más libres para las subidas de sus dos laterales. Tanto Andreas Ulmer como Stefan Lainer son dos laterales que repiten esfuerzos continuamente para ocupar bien sus respectivos costados, y hasta en alguna ocasión se atreven con el disparo. Sobre todo Ulmer, que en la Europa League ya ha anotado algún gol desde media distancia, aprovechándose de su zurda. En lo que respecta a Lainer, el defensa salzburgués firmó el tanto de la victoria el fin de semana pasado ante el Altach).

Pero el de Marco Rose no es un Salzburg que sólo utilice un sistema. Como alternativa, el equipo austríaco ya ha jugado con línea de tres centrales, con dos carrileros largos, un pivote, dos interiores y dos delanteros. Así salió frente al Marsella en un encuentro que finalizó con empate a 0, y en cualquier momento podría darle continuidad. En ese caso, el Salzburg sigue mostrándose como un conjunto bastante vertical que tiene predilección por el ataque y que cuenta con futbolistas rápidos en su punta de ataque.

Salzburg 3 centrales

Munas Dabbur es uno de los ocupantes de la delantera. El israelí —que suele jugar con Fredrik Gulbrandsen o Hwang Hee-Chan— es el máximo realizador del Salzburg, pero no por ello convive cerca del punto de penalti. A Dabbur no le importa recibir más escorado, cerca del pico del área, para después entrar en ella con o sin la pelota. Por detrás suyo, Minamino o Wolf actúan de mediapunta, y ya en la medular Haidara es el encargado de cumplir con las labores destructivas al tiempo que Berisha —baja en Anoeta— y Samassékou tratan de cimentar el juego ofensivo de una Salzburg que tiene avales para poner en aprietos a la Real.

Munas Dabbur

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!