Domingo, 16 de diciembre de 2018

La Real se cierra cualquier puerta hacia Europa

ESPANYOL 2-1 REAL SOCIEDAD. LA CRÓNICA

Foto: @realsociedad

Foto: @realsociedad

Otra decepción más. Una nueva derrota a domicilio. Un partido para olvidar. Otro repaso táctico de Quique Sánchez Flores a Eusebio. La Real superada de nuevo por un conjunto inferior. ¿La séptima plaza? Sí, pero quizás empezando a contar por abajo.

La Real Sociedad jugó uno de los peores partidos de la temporada en el que apenas chutó a puerta. Lo curioso es que hizo un gol, claro que fue un regalo del Espanyol porque si no, ni olerla.

Somos incapaces de sumar dos victorias consecutivas. Da igual que te pongas por delante, sin ambición no hay nada que hacer. Los txuri urdin se vieron superados por un conjunto en el que destacó hasta Granero. No se hizo ningún mérito ni siquiera para empatar. Es para hacérselo mirar.

Desde el principio a la Real le costó salir de la presión del Espanyol, lo que le obligó a jugar de forma más directa. Los catalanes llevaron el partido a su terreno y el gol de la Real se produjo en una jugada aislada ya que, salvo las dos del inicio del encuentro, no volvió a tener ninguna más hasta la del 0-1. Qué decir de la segunda parte. Si lo sé no vengo. Se puede perder, pero por lo menos se debe intentar dar una  imagen correcta, y la mostrada en este segundo tiempo fue de espanto.

¿Europa? Una utopía.

Willian José rompe un primer tiempo insulso

La Real Sociedad salió al campo con Moyá; Odriozola, Llorente, Héctor Moreno, De la Bella; Canales, Zubeldia, Illarramendi; Oyarzabal, Willian José y Juanmi.

Al minuto de comenzar el partido Illarramendi robó un balón en el medio campo que cedió a Willian José, el brasileño se la cedió a Juanmi pero el malagueño disparó muy flojo y detuvo sin problema Pau López. Canales metió un buen pase a De la Bella, que centró y el chut de Willian José tras un buen control se marchó alto.

El Espanyol tuvo su primera ocasión a los 7 minutos a la salida de un córner, pero el cabezazo lo atrapó bien Moyá.

El partido comenzó con ritmo alto por parte de ambos equipos. Los donostiarras salieron a jugar de forma más directa que en partidos anteriores, de hecho el balón no pasaba mucho por los jugadores del medio campo.

A partir de ahí, los de Quique Sánchez Flores tomaron la batuta del encuentro durante unos minutos y comenzaron a merodear el área realista, pero era más intención que peligro. A la Real le costaba salir ya que la presión de los locales arriba era alta. Ni Canales ni Illarra lograban coger el mando, lo que tenía como consecuencia que los txuri urdin no se sintieran cómodos en el césped. No había conexión con los hombres de arriba.

Aarón puso un balón desde la izquierda, y Baptistao cabeceó ligeramente alto.

A la Real le costaba mucho romper las líneas del Espanyol, además los ‘periquitos’, en cuanto perdían el balón, se replegaban bien. El partido era muy aburrido y era más la sensación de riesgo que el peligro en sí en cualquiera de las dos áreas. Los realistas eran incapaces de realizar su juego ante un rival que tampoco exponía muchos argumentos, salvo buscar la velocidad de Patti y los centros al área para encontrar a Baptistao.

La posesión era para los de Eusebio, 55% frente a un 45%, pero en el terreno de juego no tenía reflejo porque la igualdad era máxima.

Faltaban cinco minutos para que acabaran los primeros 45 minutos, cuando Duarte, que tenía el balón controlado, se tropezó con la buena suerte para los realistas de que a su lado estaba Willian José. El delantero realista salió en carrera acompañado por Juanmi y Canales en un 3 contra 1. David López quiso evitar que el balón llegara a alguno de estos dos futbolistas, lo que provocó que el brasileño encontrara un mayor espacio para batir a Pau López en el mano a mano. Decimosegundo gol de Willian José en liga, que demuestra que este jugador para el conjunto txuri urdin es insustituible.

Con el 0-1 en el marcador se llegó al descanso en un primer tiempo sin apenas ocasiones por parte de ningún equipo, y en el que lo mejor fue el gol del killer de la Real. Quedaba un segundo tiempo por delante para tratar de mejorar y mantener un resultado que se tornaba imprescindible en la carrera por conseguir la séptima plaza.

La empanada habitual de las segundas partes

Como era de esperar, el Espanyol, con el marcador en contra, salió fuerte en la presión en los primeros minutos de la reanudación. De hecho pudo lograr el empate a los cinco minutos en una doble ocasión. Primero salvó Moya y después lo hizo Llorente bajo palos a remate de Baptistao.

Era el típico arranque de segunda mitad de la Real en la que sale con una empanada terrible. Y como consecuencia de esa torrija llegó el 1-1. Balón de Granero al corazón del área y Baptistao, a la media vuelta, remató al fondo de las mallas. Esta vez el brasileño no perdonó.

Gerard Moreno pudo hacer el 2-1 a los 56 minutos, pero su remate salió fuera por poco. La Real no espabilaba.

La ausencia de medio campo obligo a Eusebio a realizar el primer cambio. Sacó a Juanmi del terreno de juego y en su lugar entró Zurutuza. El equipo pareció reaccionar y se quitó un poco la presión del Espanyol.

El partido se estaba haciendo eterno. El chut de Oyarzabal tras buena jugada de Januzaj fue un espejismo dentro de una pésima segunda parte, que terminó de concretarse en zozobra en el minuto 70, tras una pérdida de balón de De la Bella en el medio campo. Baptistao se fue en carrera y puso el balón a Gerard Moreno que fue fue derribado por Moyá. Mateu Lahoz no dudó en pitar penalti. El balear paró el lanzamiento de Moreno, pero el rechace cayó al catalán que no perdonó. La Real no estaba haciendo mérito para más y había desperdiciado la ventaja del primer tiempo.

El Espanyol mordía, la Real ni tosía. Y es que a los donostiarras les faltó la actitud que sí pusieron los de Quique Sánchez Flores que iban a una velocidad más y apretaban en cada jugada.

La mañana de los realistas en Cornellá no había por donde cogerla. Faltaban menos de diez minutos para el final cuando por fin parecía que los de Eusebio se dieron cuenta que se escapaba una de las últimas oportunidades de reengancharse a la lucha por Europa. Odriozola intentó el disparo pero atajó Pau sin problema.

El partido terminó con una nueva derrota a domicilio y otra decepción más.

Tras este resultado, la Real Sociedad se queda con 33 puntos y es superada por el propio Espanyol. Se queda a 8 puntos del Villarreal, séptimo a la espera de disputar su partido, y a 10 del Girona, sexto. El próximo partido será el sábado próximo, a partir de las 18:30 horas en Anoeta contra el Getafe.

Lo malo no es lo larga que se está haciendo la temporada, sino lo que  aún queda por delante…

FICHA TÉCNICA

Espanyol: Pau; Marc Navarro (Javi López min. 85′), David López, Óscar Duarte, Aarón; Granero, Víctor Sánchez, Carlos Sánchez, Piatti (Melendo min. 72′); Baptistao (Jurado min. 81′) y Gerard Moreno.

Real Sociedad: Moyá; Odriozola, Llorente, Héctor Moreno, De la Bella; Canales (Bautista min. 78′), Zubeldia, Illarramendi; Oyarzabal, Willian José (Januzaj min. 66′) y Juanmi (Zurutuza min. 56′).

Goles: 0-1 Willian José (min. 40’); 1-1 Baptistao (min. 50’); 2-1 Gerard Moreno (72′).

Árbitro: Mateu Lahoz, del comité valenciano. Amonestó con tarjeta amarilla a Diego Llorente y De la Bella, de la Real Sociedad.

Incidencias: Partido correspondiente a la 28 jornada de liga, en Cornellá-El Prat.

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!