Martes, 11 de diciembre de 2018

Moyá dejando la portería a cero

El debut de Miguel Ángel Moyá fue ilusionante

moya11_945_

FOTO: @RealSociedad

El estreno de Miguel Ángel Moyá en la portería de la Real dejó un muy buen sabor de boca, porque el conjunto txuri-urdin volvió a dejar a cero su casillero de goles encajados jugando de visitante. Algo que no pasaba desde el empate ante el Athletic en diciembre de 2017 y, esta vez, evitar el tanto del rival supuso sumar un punto en el feudo de uno de los mejores equipos de la Liga cuando juega en casa como es el Betis.

En la tarde de ayer, Moyá dio muestras de las garantías que le puede ofrecer a una Real Sociedad que ha recibido más goles en lo que llevamos de temporada que el Levante y el Málaga. Al meta mallorquín no le importó lo más mínimo debutar pese a no haber viajado a la que será su nueva ciudad y lo mejor de todo para los intereses de Eusebio es que no se notó que este año —al igual que los dos anteriores— ha estado a la sombra de un tal Jan Oblak.

A Moyá no se le notó la inactividad.

La inactividad es algo que suelen acusar mucho los porteros. No cumplir con su cometido semana tras semana puede lastrar el nivel de los guardametas, pero Moyá pronto se encargó de desmentir aquello de que no jugar te hace estar peor preparado. El ex del Atlético tuvo que ver con que la Real se marchase con un valioso empate del Benito Villamarín. Si en ataque Canales marcó los tiempos y lideró los intentos ofensivos donostiarras, varios metros más atrás, cerca de la línea de fondo, donde también se deciden los partidos, Miguel Ángel Moyá evitó que el primero de la tarde cayese del lado local con lo que ello implica. Con sus paradas, Moyá alimentó las esperanzas de sus compañeros en conseguir la victoria.

En su primera intervención como txuri-urdin, Moyá demostró estar muy metido en el partido e impidió que Sergio León hiciese el 1-0 a favor del Betis. El nuevo cancerbero de la Real Sociedad interpretó bien las exigencias que tiene ser portero en un equipo como el suyo —donde los centrales juegan muy alejados de él—, y en un par de situaciones se vio en la obligación de no jugar tan cerca del larguero y desbarató algunas ocasiones del rival de esa manera. Muy diferente, por cierto, a como lo hacía en el Atlético, donde siempre estuvo más protegido por los Godín, Savic, Giménez o Miranda.

Con la pelota de pies no estuvo nada mal. Dio 23 pases de los cuales el 63% fueron buenos y de las 24 veces que jugó en largo, 11 de ellas llegaron a buen puerto. En Sevilla, Miguel Ángel Moyá hizo gala de su notable juego de pies que si bien es cierto que nunca ha sido su principal atributo, ayer, con esos desplazamientos en corto y en largo, dio salida a la Real. Está claro que Eusebio le pedirá que por lo menos mantenga los números que registró.

Miguel Ángel Moyá es un portero que acercará a la Real a la victoria.

En su totalidad realizó cuatro paradas. Todas ellas igual de importantes porque el 0-0 reinaba en el luminoso, pero la que le sacó a Tello fue en la que más se lució. En una de las oportunidades de gol más claras que tuvo el Betis en todo el choque, Moyá no se venció ante el delantero catalán y el mallorquín, que aguantó de pie toda la jugada, pudo despejar el derechazo del propio Tello.

Con Rulli lesionado y Toño Ramírez condenado a la suplencia, el debut de Miguel Ángel Moyá sirvió para confirmar que la Real Sociedad ha contratado a un guardameta muy experimentado que, desde la soledad que comparten todos los porteros, acercará al conjunto txuri-urdin a la victoria.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

error: ¡El contenido está protegido!